El post que nos ocupa hoy es bastante especial ¡Nos hemos comprado una impresora 3D! Desde luego, hemos descubierto un nuevo mundo lleno de posibilidades frikis. Seguid leyendo, que os contaremos nuestra experiencia en este primer mes de uso, y os daremos consejos e información útil si estáis valorando el haceros con una.

Llevábamos tiempo mirando todo lo relacionado con la impresión 3D, pero hasta ahora los precios nos habían parecido desorbitados, puesto que no es solo la inversión inicial, sino el mantenimiento en filamentos y productos específicos. ¡Imposible! Sobre todo viviendo en Canarias, pedir una impresora por internet nos parecía bastante arriesgado, y no encontrábamos nada en la isla que nos convenciera.

Hace unas semanas se nos ocurrió mirar en la web de Leroy Merlín, y resulta que trabajan tanto las impresoras como los filamentos. ¡¿Cómo no se nos había ocurrido mirar antes!? De entre los modelos que ofertaban nos interesó la Legio Leon 3D, y tras indagar un poco en las redes vimos que era de las mejor valoradas en cuanto a calidad precio. ¡Y es que ya no estamos hablando de una inversión de más de 1000 euros! Está en stock por 549€, más lo que queráis invertir en bobinas y mejoras, que puede rondar los 200€. Podéis verlo aquí.

Otro de los modelos mejor valorados en relación calidad – precio actualmente es la Creality 3D Ender 3 Pro, que podéis conseguir fácilmente buscando online. 

Así que queremos compartir con vosotros nuestras impresiones y consejos tras las primeras semanas de uso, basándonos en el modelo que hemos comprado. Por supuesto, todavía nos consideramos novatos, aprendemos cosas nuevas cada día, pero lo cierto es que estamos enamorados de nuestra Legio.

¿Para qué puedo usar una impresora 3D?

Si sois frikis y os gusta el Merchandising y el mundo del coleccionismo… ¡las posibilidades son infinitas! Y si no lo sois, ¡también! Solo hay que buscarle la aplicación que más os convenga. A continuación, os dejamos una pequeña lista de sus posibles aplicaciones: 

  • Añadidos y nuevos complementos para vuestras figuras, e incluso recambios de ciertas piezas que pueden resentirse con el paso del tiempo. Por poneros un ejemplo, el recambio de la pieza rotatoria del cuello de los Nendoroids.
  • Un nuevo abanico de posibilidades para vuestros cosplays… ¡armas, armaduras, accesorios… una barbaridad de cosas!
  • Si os gusta el mundo del modelismo, pueden fabricarse carrocerías para los Scalextric y demás vehículos.
  • Mejoras para juegos de mesa, como minis, nuevos componentes, torres de dados o insertos súper cómodos y útiles.
  • Maquetas, dioramas…
  • Adornos y figuras para decorar vuestra casa, que van desde lo más pequeño hasta poder hacer un busto a tamaño real de algún personaje que os guste.
  • Accesorios como llaveros, pendientes, colgantes
  • Muchas posibilidades en el mundo de la cocina y la repostería.
  • Adornos de Navidad para el árbol totalmente personalizados (Nosotros hemos elaborado un set de Kingdom Hearts para este año que podéis ver aquí)
  • Regalos súper originales para vuestros amigos frikis
  • Alejado del mundo friki, es posible que encontréis utilidad en fabricar piezas que os hagan falta en casa. Pomos para los cajones, soportes para el móvil, casquillos de bombillo, percheros, organizadores, ¡incluso una casa de muñecas con mobiliario incluido!…

¿Es necesario que me guste el bricolaje y la informática para sacarle partido a una impresora 3D?

Nosotros creemos que sí, pero es que nos encanta trastear y probar cosas nuevas. Es prácticamente imposible que la pieza quede perfecta nada más salir de la impresora, es necesario tocar muchos parámetros para encontrar un buen perfil de impresión que deje la pieza con el mejor acabado posible; esto sucede ya sea una impresora de 500€ o una de 1000€. Además,en algunas piezas, sobre todo las que se construyen con soporte, es necesario lijar las impurezas que hayan podido quedar, y tratarla con productos especiales para mejorar el acabado.

También podéis ir un paso más allá y pintar vuestra impresión, dependiendo del uso que le vayáis a dar y vuestra maña con los pinceles y el aerógrafo. Buscad inspiración en internet, hay verdaderas maravillas.

En cuanto a la informática, si bien el programa que viene con la impresora no es muy complejo, siempre está bien defenderse con este tipo de interfaces, para poder sacarle mejor partido, aunque solo sea aumentando el ritmo de producción y la calidad. Insertar el archivo tal cual lo obtenemos a veces no es la manera idónea de conseguir un buen resultado.

Además, creemos que es fundamental conocer a fondo nuestra impresora, del mismo modo que conocemos a nuestro coche. En este aspecto montarla más que un engorro supone un punto positivo, ya que aprenderemos dónde está cada una de sus piezas y cual es su función.

Es normal que debido al desgaste algunas piezas como la correatengan que ser reemplazadas, así que debemos hacer lo posible por hacernos a la impresora los primeros días, a sus sonidos y a sus rutinas de impresión, para poder detectar a tiempo cualquier posible fallo. No es un dispositivo para todo el mundo, hay mil cosas que pueden estar afectando a un mal acabado, debemos tener paciencia e ir trabajando con el sistema de descarte cuando vemos que algo no está yendo del todo bien.

¿Qué programas puedo usar?

  • Repetier Host: Software de impresión que viene incluido con la impresora. Desde aquí podréis modificar todos los parámetros necesarios para vuestra impresión: Densidad, velocidad de retracción, adecuar el tipo de boquilla… 
  • Ultimaker Cura: También es un software de impresión, y nos ha dado mejor resultado que el Repetier Host. De hecho, estamos muy contentos con su interfaz, ¡os lo recomendamos!
  • Netfabb Studio Basic: Si lo que vais a imprimir entra dentro de las medidas de la cama caliente, 20×20 cm, estupendo. Pero puede darse el caso de que necesitéis imprimir algo de mayor tamaño, sobre todo en lo que se refiere a insertos de juegos de mesa. La función de este programa es realizar cortes en los diseños que nos ayudarán a imprimirlos por partes. En caso de que no queramos, siempre podemos adquirir por separado la cama de 20x30cm de Legio. 

 

¿De dónde saco los diseños?

La meca de los diseños 3D gratuitos tiene un nombre: Thingiverse. Lo primero que tenéis que hacer es bucear en sus entrañas, encontrareis infinidad de modelos 3D prácticamente listos para imprimir, muchos de ellos con especificaciones para un mejor acabado (por eso lo de la informática). También podéis probar a experimentar con programas 3D como Sketchup, Maya o similares y crear vuestras propias piezas.

Existen otras páginas con diseños de pago, todo es cuestión de buscar y ver si realmente os merece la pena.

¿Qué más necesito para empezar?

Como supondréis, no solo basta con la impresora, así que vamos a daros una pequeña lista de imprescindibles por orden de prioridad, al lo menos para nosotros:

  • Una superficie nivelada donde colocar la impresora. Parece obvio, pero nuestro escritorio habitual tal vez no sea el lugar ideal. Recomendamos ponerla en un lugar alejado del polvo y del tránsito continuo, para evitar accidentes. Debe ser una superficie lo más estable y rígida posible para evitar vibraciones, si es una mesa, que esté bien asentada y no cojee.
  • Después de hacer muchas pruebas, hemos llegado a la conclusión que lo más silencioso es anclar una mesa plegable a la pared, con unas buenas estructuras en forma de L que la mantengan 100% estable, pero claro, no todos tenemos espacio o medios para instalarlo de esta manera. Es cierto que hace ruido, pero molesta más a quienes estén bajo nuestro suelo por las vibraciones que transmiten al mueble donde la tengáis, así que los vecinos son algo a tener muy en cuenta si pensáis adquirir una y no tenéis buen aislamiento acústico natural. 
  • Una bobina de filamento económica, entre 700 gr y 1kg, que ronde los 17 – 20€ de un color neutro, para que tengáis margen de ensayo y error. Recomendamos el gris, pues con el negro apenas se ven los detalles y resaltan mucho los errores, y en el blanco sucede a la inversa. En Leroy Merlín tiene bastante surtido, pero la Legio Leon 3D permite filamentos universales. (Hay otras marcas que trabajan con una serie de chips en la bobina para que tengáis que usar los de su marca). De todos modos, recomendamos empezar con piezas pequeñitas. 
  • Laca adhesiva especial para el cristal. A la venta en Leroy Merlín por 6€, imprescindible antes de imprimir con distintos tipos de filamento, para que la pieza se pegue al cristal de la cama caliente.
  • Tarjeta de memoria Micro SD. Si finalmente no tenéis el ordenador cerca, tendréis que llevar cada diseño a la impresora mediante la ranura para micro SD. La capacidad en GB dependerá de las piezas que queráis hacer y de lo que queráis almacenar. En nuestro modelo vino un adaptador a SD, pero no la tarjeta. Además, esto permite dejar trabajar a la impresora sin depender del ordenador, pues habrá ocasiones en que las impresiones superen las 6, 10 o incluso 20 horas.
  • Grasa de litio, para engrasar los engranajes metal – metal. Además de atenuar el ruido, mejorareis la eficiencia de vuestra máquina.
  • Si en vuestra casa o taller los cortes de luz son frecuentes, es casi indispensable un Sistema de Alimentación Ininterrumpida o UPS, ya que aunque solo se os vaya la luz por un instante, la impresión se cancelará, y tendréis que desechar la pieza. Esto en impresiones de un par de horas no supone mucho problema, pero si estáis imprimendo algo de 10 o 12 horas y se os fastidia casi al final, es un montón de tiempo y un buen pellizco de filamento desperdiciado. Los hay de muchísimos precios y calidades, aunque los recomendados para las impresoras 3D son a partir de 550 VA. 
  • Si queréis hacer pruebas con filamentos de colores, en Amazon hay disponibles bobinas de 300 gramos entre 6 y 9€, que os permitirán hacer piezas pequeñas y probar sin tener que invertir en una bobina grande.
  • Epoxi XTC 3D. Esto es un producto que se usa para alisar las superficies de las piezas impresas con PLA (más adelante explicamos este tipo de filamento) Muy recomendable si no pensáis pintarlas, o si queréis que las líneas de acabado se noten lo menos posible. Ronda los 13€, y no es difícil de conseguir online. Solamente lo recomendamos para piezas que vayáis a tener expuestas, ya que mejora el acabado de manera visual. Si estáis pensando en darle un uso más manual, no será necesario. 
  • Dremel también de las baratitas, en Leroy Merlín hay una de 24€ muy amañada que nos ha venido de lujo. Su función será lijar las imperfecciones de las piezas.
  • Si vais a pintar las piezas, no puede faltar un spray de barniz mate o brillo, pintura acrílica de colores y unos buenos pinceles que no dejen pelillos sueltos. También podéis comprar algún que otro spray de color para dar fondo. Un aerógrafo también da un resultado estupendo.

Consejos iniciales sobre el montaje de la Legio Leon 3D

Antes que nada, sabed que una de las mayores diferencias entre las impresoras 3D de alto coste y las más económicas, es que estas últimas las tenemos que montar nosotros mismos. Si, parece una locura, pero con unas 5 o 6 horas la tendremos a punto. Eso si, recomendamos hacerlo entre dos personas. Legio tiene a vuestra disposición una serie de videos explicativos paso a paso con los que no tendréis ningún problema. Sin embargo, en este punto tenemos un par de aclaraciones importantes que hacer, porque hemos notado bastantes lagunas fundamentales a la hora de enfrentarnos a esto como auténticos novatos.

  • La pieza E4 ha sido actualizada, ya no se monta como explican en el vídeo a fecha de hoy, ahora es una pieza que se abre en dos partes y dentro tiene la hendidura correspondiente para colocar la primera correa. Nosotros pensamos que había algo mal de fábrica hasta que gracias a unos compañeros que ya la habían comprado, averiguamos que se trataba de otra pieza. Podéis dejar la correa colgando cuando os pida colocar esa pieza y tensarla más tarde.
  • Los cables de los motores de los ejes verticales pueden colocarse en dos momentos diferentes del montaje: El chico dice que si queréis podéis colocarlos más adelante, tal como mostrará en el vídeo correspondiente, pero no hagáis caso de este consejo, es muchísimo más sencillo que los coloquéis en ese momento.
  • El tornillo que queda en la parte izquierda de la máquina es el chivato para la boquilla. Tenéis que bajarlo más o menos hasta la mitad para que cuando la máquina se nivele por primera vez, no apriete demasiado el cristal y pueda romperlo. A partir de ahí, podéis ir nivelando cada esquina de la cama caliente con las espirales como se muestra en el vídeo. Esto lo explicamos aquí porque no vimos ninguna referencia durante el montaje.
  • Los tornillos de la pieza del eje X no son nada buenos, recomendamos sustituirlos por unos con más cuerpo. En caso de no hacerlo, a nosotros la pieza se nos iba saliendo cada vez más hacia afuera, hasta el punto de ejercer demasiada presión en la correa y romperla, con lo que tendremos que desmontar todo el extrusor para cambiarla por una nueva.
  • El cilindro de metal para la bobina de filamento tiende a irse deslizando con la vibración, recomendamos añadirle unas tuercas ciegas como las que veis en la imagen, de esta manera se mantendrá en su sitio y evitaremos sustos. En Thingiverse también tenéis la opción de imprimir un soporte para poner el filamento delante de la impresora, en lugar de encima.
  • Las correas siempre deben de quedar tensas en el espacio disponible. Deben ejercer una tensión intermedia, que no se toquen entre sí si hacemos presión, pero sí que haya algo de juego. Si están muy tensas, la impresora nos lo hará saber con tirones y ruidos más bruscos de lo habitual. 
  • Desde que le hayáis cogido el punto, imprimid un juego de repuestos. No lo habíamos comentado anteriormente, pero a lo mejor lo habíais supuesto ya: Las piezas de colores de la impresora (verde en nuestro caso, amarillo en las imágenes) han sido impresas con una impresora 3D. 
  • Podéis encontrar los archivos en este grupo de Facebook de Legio, donde además podréis preguntar dudas técnicas específicas. 
  • Los filamentos tienen una caducidad aproximada de un año antes de ser derretidos, así que no os volváis locos a comprar bobinas, porque se os pueden estropear si no las gastáis en 12 meses.

El agua se convertirá en la mejor amiga de vuestro cristal de trabajo

Puede suceder que os cueste mucho despegar la pieza que acabáis de imprimir, sobre todo si tiene un alto porcentaje de contacto con la superficie. Lo habitual es dejar enfriar la cama durante unos 15 o 20 minutos, para que el spray adhesivo pierda su adherencia con el cambio de temperatura y la pieza termine despegándose sola. Pero si tenéis prisa o queréis seguir imprimiendo sin interrupciones tan largas, podéis dejar enfriar el cristal solo un par de minutos y luego sumergir el cristal y la pieza en agua, poco a poco se irá despegando sola, con unos característicos chasquidos. 

Si vais a estar todo el día imprimiendo piezas pequeñas o medianas, podéis llenar un balde o el fregadero de agua, así no desperdiciaréis tanta. Si se trata de una pieza pequeña, con un buen chorro servirá para despegarlo.

¿Puedo mejorar mi impresora?

Algo que nos ha parecido muy curioso de esta impresora es el amplio abanico de accesorios y añadidos que ofrece. Recomendamos, una vez superada la inversión inicial, utilizar una segunda inversión para hacernos con:

  • Un interruptor de corriente (Hasta ahora había que desenchufar la impresora para apagarla)
  • Precio: 15€ aprox.
  • Un extensor para la tarjeta SD, os será mucho más cómodo.
  • Precio: 10€ aprox.
  • Un juego de boquillas de 0.2, 0.4, 0.6 y 0.8, cada una será idónea para una calidad de impresión distinta. Las piezas muy pequeñas y detalladas requieren una boquilla más pequeña, y las grandes se realizan de manera más rápida y eficiente con una boquilla más grande.
  • Precio: 15€ aprox.
  • Un kit de mantenimiento con el que podréis dejar a punto vuestra impresora
  • Precio: 20€ aprox.
  • Kit de ampliación Base Legio, que amplía la superficie de impresión de 20×20 a 20×30 cm
  • Precio: 150€ aprox.

Para empezar… ¿PLA o ABS?

El material con el que trabajan las impresoras 3D se conoce como termoplásticos, lo que significa que se vuelven maleables al aplicar calor. De este modo, se usan mientras estén calientes para crear la forma deseada, y luego se dejan enfriar para que conserven esa forma para siempre. 

PLA es más económico y fácil de extruir, ya que necesita de una temperatura menor, sin duda lo recomendamos para empezar si no vais a fabricar piezas de alto impacto o que vayan a formar parte de un engranaje mecánico mayor. Si es para un uso doméstico como el que hemos detallado en este post, sin duda PLA.

Existen muchísimos colores y acabados en los filamentos, desde colores mate hasta brillantes, traslúcidos, fluorescentes… Pero elegid con cuidado, por aquello de la caducidad que nombrábamos anteriormente.

Nosotros hemos trabajado hasta ahora con varias marcas de PLA: La propia de Legio, BQ y eSun, con todas hemos quedado muy contentos, aunque la que menos nos ha gustado ha sido eSun. Tened en cuenta que, por ejemplo, el gris de Legio no es ni parecido al gris de BQ, asi que intentad usar los filamentos para piezas completas, no dejéis cosas a medias.

¿Cuántas cosas puedo realizar con una bobina?

Os vamos a enumerar las que hemos elaborado nosotros, teniendo en cuenta las bobinas que adquirimos al principio, y que se nos ha ido bastante material desperdiciado en pruebas. Todo depende de la densidad de relleno que le pongáis, a más relleno, más consumirá.

1 bobina negra 1kg + 1 bobina blanca 1kg + 1 bobina gris 700 gr (55€ en total) han dado para:

  • Más de 30 adornos para el árbol de Navidad que podéis ver aquí
  • Llave espada Kingdom Hearts a tamaño real que también podéis ver aquí
  • Inserto juego de mesa Patchwork
  • 2 Tableros de juego Pingüinos
  • Inserto de juego This War of Mine
  • Mejoras de componentes del juego Rescate: 33 fichas de fuego, focos de calor, 12 puertas, 6 materias peligrosas, 33 fichas de humo.
  • Busto de Stan Lee de 10 cm
  • Inserto para el Sushi Go Party!
  • Más o menos la mitad la bobina de 700gr en pruebas y errores.

Teniendo en cuenta la tremenda cantidad de cosas, creemos que nos ha salido muy, muy rentable. Si quisiéramos comprar, por ejemplo, el inserto de TWOM, ya nos gastaríamos 20 euros, y poniendo 1€ por adorno de los pequeños, ya tenemos los 55€. Otro ejemplo es la llave espada, que se puede conseguir fabricada de forma artesanal por menos de 100€ u oficial rondando los 200. ¿Cómo os quedáis?

¿Cómo puedo aprovechar al máximo la bobina?

La mayoría de los softwares de impresión (como el Cura o el RepetierHost que nombrábamos antes) nos dan una estimación en gramos de lo que va a consumir la pieza, con lo que podemos ir calculando cuánto podemos invertir hasta que se termine la bobina. Pero cuando tengamos varias bobinas al uso de distintos pesos, es posible que nos equivoquemos, así que os aconsejamos que sigáis este sencillo truco: 

En la siguiente tabla podréis encontrar el peso aproximado de las bobinas de los filamentos que hemos usado hasta ahora. Es muy sencillo: Si la bobina es de 1kg, la pesamos con la báscula digital antes de usarla, y lo que sobre, será el peso del soporte de plástico. De esa manera, cuando nos quede poquito, podremos volver a pesarla y ver realmente cuántos gramos nos quedan, y si nos da para el proyecto que queramos realizar. 

Poner a punto los parámetros

Lo primero que tenéis que hacer cuando vayáis a hacer la primera impresión, es nivelar la base con el test de nivelación que podéis descargar de la web de Legio. Después, buscad piezas en Thingiverse como el cubo de prueba o el Bulbasaur que os mostramos más abajo para ir experimentando con los distintos resultados, y sobre todo, ir conociendo la máquina.

En una interfaz de impresión 3D hay mil y un parámetros que tocar y modificar. Cada pieza es un mundo, cada impresora es única, y debéis encontrar la manera de trabajar que mejor os vaya, optimizando el tiempo de impresión. Para explicar el funcionamiento y las opciones de cada parámetro podríamos estar días y días, y eso que solo estamos empezando y aun no conocemos todo el potencial, así que os recomendamos que guardéis como oro en paño el siguiente enlace: GUÍA DE RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS DE LEON 3D

Todo tiene su lugar en el puzzle, cada parámetro es importante, todo debe estar en armonía para que la pieza quede bien. Y sobre todo, dependerá de vuestras exigencias y de para qué la queráis usar, no es lo mismo un inserto de juegos de mesa que un busto a tamaño real.

En las siguientes imágenes por ejemplo, os mostramos un Bulbasaur impreso en filamento verde por los chicos de Garhem 3d (no nos cansaremos de daros las gracias!) y nuestros primeros intentos hasta llegar a algo lo más parecido posible, ya que ellos han pasado muchísimas horas calibrando sus impresoras para conseguir perfiles de impresión casi perfectos. 

Notad como al principio no manejábamos correctamente ninguno de los parámetros. La velocidad de impresión y retracción de nuestra primera pieza era demasiado elevada, provocando que al filamento no le diera tiempo a secarse un poco y causando esos “chorretes”. Además, lo teníamos al 0,4 con nuestra primera boquilla, por lo que las líneas de cada pasada se notaban demasiado. La última pieza ya tiene una boquilla de 0,2, y se nota. Poco a poco hemos ido ajustando los parámetros, y ya conseguimos un acabado mucho mejor del que véis ahí! ¡Estamos muy orgullosos!

La paciencia, una gran aliada.

El mejor amigo de una impresora 3D es la paciencia. Tanto para el montaje como para la impresión de las piezas, ya que lo común es que impriman durante muchas, muchas horas seguidas. No os desesperéis, porque los resultados merecen muchísimo la pena.

Además, estad preparados para desperdiciar algo de material en pruebas y experimentos, al fin y al cabo invertir en dejar la impresora bien calibrada merece muchísimo el esfuerzo que os vais a ahorrar más adelante. Cada impresión puede requerir parámetros opuestos, el hecho de que la tengáis a punto ahora no quiere decir que vaya a servir para la siguiente pieza que vayáis a imprimir.

¿Y el consumo energético de una impresora 3D?

Según la propia web de Endesa:

“El consumo de una impresora 3D es comparable al de un televisor de pequeño tamaño y solo algo mayor que el de un ordenador de mesa (sin tener en cuenta la pantalla).

De hecho, tu casa está llena de electrodomésticos que te costarán más dinero en la factura. Por ejemplo: la batidora o la plancha. Aunque te resulte difícil de creer, gastarás menos energía “imprimiendo” unos calzoncillos de plástico que quitándole las arrugas a los de toda la vida”

Y hasta aquí nuestro post introductorio al mundo de la impresión 3D. Esperamos que os haya gustado y que os haya servido de utilidad. Os recordamos que solo ha sido nuestra experiencia en este primer mes y poco de uso, seguramente seguiremos aprendiendo cosas nuevas día a día, y mejorando nuestros acabados. Y ahora…¿os animáis con vuestra propia impresora 3D?

Comentarios

  • Juan 22 / 01 / 2019 Responder

    Un post genial, completísimo, lleno de sugerencias reales derivadas de la experiencia personal. Para guardar y releer. Magnifico!!

    • Déjense Ver
      Déjense Ver 22 / 01 / 2019 Responder

      Muchísimas gracias! Nos alegramos un montón de que te haya sido de utilidad. Si te apetece, te invitamos a unirte a nuestro grupo de Facebook haciendo click en la pestaña “Comunidad” de la web, allí hablamos sobre cine, series, juegos de mesa, anime, videojuegos, y demás temática del mundillo friki. Un saludo!!!

Deja un comentario