¡Hola, hola, lectores! Esta semana hemos estado cumpliendo un sueño… ¡visitar Japón! Así que os traemos un post de lo más completito con nuestras experiencias y recomendaciones.

Hace varios meses que teníamos el viaje a Japón organizado con los chicos de Frikitrip, con los que ya hemos viajado en otras ocasiones, en concreto a las localizaciones de rodaje de Juego de Tronos. Podéis ver el post del viaje a Irlanda del Norte aquí y a la Ruta del Sur por la Península Ibérica aquí.

Cuando vimos en su web que organizaban una de nuestras ilusiones, nos tiramos a la piscina sin pensarlo. Se ha notado que es el primer viaje que organizan tan lejos, ¡pero confiamos en que vayan mejorando y ampliándolo poco a poco!

Puesto que queremos contároslo todo, todito, todo, este post va a ser algo diferente a los de otros Frikiviajes. Empezaremos con una ronda de preguntas frecuentes y datos interesantes que muchos miembros en nuestra comunidad de Facebook nos han solicitado, con el fin de animaros a emprender este mágico viaje, ya sea en grupo o por vuestra cuenta. Sabemos que es un destino muy lejano y que hay muchas barreras que parecen insalvables, pero no podemos sino decir que es un destino obligatorio para cualquier friki, y que todo es mucho más fácil de lo que parece.

Después de responder a las cuestiones, durante los próximos días iremos subiendo post individuales con nuestro itinerario, para que os sirva de guía y referencia, además de vivirlo de la forma más parecida a como lo hicimos nosotros. 

¡Vamos allá!

Curiosidades y TIPS interesantes si estás organizando un viaje a Japón

  1. ¿Dónde cambiar los euros a yenes?
  2. La tarjeta Revolut
  3. ¿Cómo tener internet en Japón?
  4. ¿Cuánto dura el vuelo a Japón?
  5. ¿Cómo me muevo por la ciudad?
  6. ¿Cómo son los japoneses? ¿Cómo podré salvar la barrera del idioma? Costumbres y protocolo a tener en cuenta
  7. La señalética en Japón y la verticalidad
  8. Consejos para comer en Japón
  9. A los coleccionistas, paciencia
  10. Cuidado con los tatuajes
  11. ¿Qué son esos platos que parecen de verdad a la entrada de los restaurantes?
  12. ¿Es cierto lo de los baños futuristas?
  13. Expresiones útiles
  14. La mejor manera de aprovechar tu equipaje
  15. Adaptadores de corriente

1. ¿Dónde cambiar los Euros a Yenes?

Antes de viajar estuvimos valorando varias opciones, entre ellas cambiarlos en nuestros propios bancos, más por comodidad que por otra cosa. Pronto veréis que esto sale muy poco a cuenta, pues además de ofrecer un tipo de cambio absurdo, el banco cobra una comisión extra, a no ser que pactéis condiciones vosotros mismos.

Casi por casualidad encontramos la franquicia Exact Change, con sucursales en muchos aeropuertos del país, además de ser los que mejor tipo de cambio ofrecían. Nuestro banco nos ofrecía 111 yenes por cada euro, cuando su valor real era 126, además de cobrarnos un 3% de comisión. Exact Change ofrecía 117 yenes por cada euro sin comisión, y la reserva puede hacerse cómodamente desde la web, eligiendo la oficina y el día de recogida, con un plazo máximo de una semana.

Por otro lado, ofrecen dos condiciones muy beneficiosas para el cliente: En el momento de realizar la reserva online, si esta supera los 600€, optareis a una devolución íntegra del 50% a vuestra moneda en curso, de manera que no perderéis dinero si no gastáis todos los yenes y queréis volver a cambiarlos a euros, porque de otro modo, el cambio que se os aplicará es bastante malo.

La segunda ventaja es que mantienen el tipo de cambio más beneficioso para el cliente desde el momento en el que hace la reserva. Si el día de la recogida el cambio interbancario es mejor, os lo mejorarán, pero si empeora, os mantendrán el del día que reservasteis.

Lo mejor de todo es que podéis consultar online las tasas de cambio de cada país y oficina, por si hacéis alguna escala y os viene mejor. En nuestro caso, el tipo de cambio estaba muchísimo mejor en el aeropuerto de Barajas que en el de Las Palmas, así que lo reservamos para recogerlo al llegar a Madrid. Todos los que nos atendieron se mostraron de lo más amables, nos llevamos una impresión muy buena de la empresa.

También puede pasar que queráis ir con los euros a Japón y cambiarlos en el propio aeropuerto de Narita. Esto también es una opción bastante viable, pero estáis a merced del tipo de cambio de ese día. Por lo general os darán buen cambio, pues desean que dejéis ese dinero en el país, y qué mejor para un turista comenzar su visita con más dinero del que contaba, pero si por casualidad en ese momento el cambio interbancario está por debajo de lo que esperabais, no tendréis más opción que cogerlo o ir cambiando poco a poco durante vuestro viaje en las oficinas que vayáis encontrando, aunque esto puede ser algo engorroso.

2. La tarjeta Revolut

Japón es un país muy seguro, donde no está demasiado extendido el pago con tarjeta, la gran mayoría de la gente paga en metálico, y hay muchos locales que no disponen de datáfono. Nosotros llevamos el 80% del presupuesto en efectivo y no tuvimos ningún tipo de problema. Pero si os tranquiliza tener una reserva en vuestra cuenta, la tarjeta Revolut es una opción estupenda, pues podréis ir recargando pequeñas cantidades de dinero según las vayáis necesitando, sin correr ningún riesgo. Además, podéis sacar 200€ al mes en cajero sin comisión. A partir de esa cantidad la comisión es bastante aceptable. 

Si vuestro banco os envía clave de autorización para realizar operaciones online, es posible que no os llegue el sms (consultar pregunta número 3) pero podéis cambiar la SIM o recargar un pequeño montante que os sirva de colchón y haceros una auto transferencia cuando regreséis a casa con lo que os ha sobrado.   

La tarjeta se solicita a través de la app, donde nos pedirán un correo electrónico, un selfie y una foto de nuestro DNI para poder comprobar nuestra identidad. Nos solicitarán una primera recarga de 10€, vinculando la tarjeta que queramos usar para recargar, de los cuales cobrarán 6€ para enviarnos nuestra tarjeta física. A nosotros nos llegó en perfecto estado en pocos días, y nos solventó en más de una ocasión.

Revolut funciona con tipo de cambio interbancario, es decir, sin obtener ningún porcentaje ni comisión. ¿Cómo ganan dinero entonces? Pues muy sencillo, de forma sutil sin que el cliente se vea afectado. Si recargáis por ejemplo 150€, para usarlos en Japón tendréis que cambiarlo a Yenes, una operación que se hace en apenas 10 segundos desde la app. Si el yen está a 126,3, ellos os lo cambiarán a 126,2. De esta manera obtienen un beneficio ínfimo que se multiplica por la inmensa cantidad de operaciones que se realizan al día en todo el mundo. El cliente no lo nota en su bolsillo, y la empresa puede seguir creciendo.

Podéis encontrar más info sobre esto con pasos más detallados sobre la petición de la tarjeta AQUÍ.

3. ¿Cómo tener internet en Japón?

Seguro que si estáis planeando un viaje a Japón habréis visto opciones como HolaFly, que ofrecen tarjetas SIM para distintos países del mundo. Nosotros nos lo planteamos en su momento, pero no terminamos de decidirnos debido a la cantidad de comentarios que reportaban errores en el funcionamiento o que directamente no lograban conectar. Es cierto que son más los clientes a quienes les ha funcionado que a los que no. Pero nos echó para atrás que, aquellos a quienes no les fue bien, tuvieron problemas para contactar con el servicio técnico, demorándose en ocasiones varios días para solucionarlo, con lo que en nuestro caso, perdería toda la utilidad. 

Y en lo que respecta al WiFi, ¿Quién no ha oído que hay conexión en todo momento? Esto no es del todo cierto, sí que podéis encontrar redes abiertas casi continuamente, pero la mayoría os obligan a iniciar sesión a través de la web, así que primero tendréis que seleccionarla y activarla, lo que resulta más un estorbo que otra cosa para una visita de unos días en los que os estaréis moviendo continuamente. Hay aplicaciones que te conectan automáticamente a las redes que vaya encontrando abiertas, pero si es vuestra primera vez, tendréis que autentificaros con vuestro email de todas maneras en muchas de ellas. 

Si lo que quereis es estar conectados continuamente y no perder tiempo, Os recomendamos que saquéis una tarjeta SIM directamente en el aeropuerto de Narita, en máquinas expendedoras como la que os mostramos en la imagen. Por 5.000 yenes, unos 40€, tendréis datos móviles ilimitados (ojo, no llamadas de roaming) y podréis usar llamadas y mensajes de Whatsapp, vuestras redes sociales, Google Maps y todo aquello que requiera conexión. A nosotros nos funcionó de maravilla, porque además no necesitan activación, con seguir un par de sencillos pasos que vienen explicados en el folleto es suficiente. Estuvimos conectados en todo momento, incluso en el metro.

4. ¿Cuánto dura el vuelo a Japón?

Bueno… esta es la pregunta del millón. Es un viaje largo y agotador, pero os aseguramos que desde que pongáis un pie en Tokio sentiréis que ha merecido la pena.

Teniendo en cuenta que somos de Canarias, nos tomó algo más de la cuenta llegar hasta Japón, unas 20h en total. Primero, 2h 50min desde Gran Canaria hasta Madrid. Luego 4h 45min desde Madrid hasta Estambul, y 11h 30min de Estambul hasta Japón. Todo esto, sumado a las esperas entre vuelos, el control de pasaportes y el cambio horario, hará que perdáis dos días, pues nosotros salimos de Las Palmas un sábado por la mañana y llegamos al hotel el domingo por la noche.

Hace dos años que Iberia ofrece vuelos directos desde Madrid con una duración aproximada de 15h 30 min, es una opción que podéis mirar. De todos modos, los aviones en los que subimos tenían un sistema de entretenimiento muy chulo, con películas actuales y juegos entretenidos. Si no, siempre podréis echar mano de Tablet, Nintendo Switch, algún libro etc. 

Tened esto en cuenta porque el cambio horario juega en vuestra contra a la ida, recomendamos que intentéis cuadrar de manera que lleguéis de noche, listos para instalaros y descansar en el hotel. Esto nos ayudó muchísimo a sobrellevar el Jet Lag. Si no, es probable que lo estéis arrastrando unos cuantos días y estropeéis la experiencia de viaje. 

5. ¿Cómo me muevo por la ciudad?

Primero debéis decidir si vais a moveros por Tokio solamente, o si vais a preferir visitar más lugares del país. Si es como en nuestro caso y os quedáis en Tokio, ya que nuestro viaje estaba más orientado a visitas Otaku con una estancia de pocos días, existe una tarjeta monedero que se llama Pasmo y que funciona para todas las estaciones de metro y tren metropolitanas. Podéis recargarlas en las máquinas igual que en España, de forma personal e intransferible, para picar a la entrada y la salida de las estaciones. También podéis gastar su saldo en máquinas expendedoras, por si veis que al final de vuestra estancia os sobran algunos yenes. De cualquier modo, tiene una caducidad de 10 años, así que si os sobra mucho podéis guardarlo para el siguiente viaje, o pedir en la oficina que os devuelvan el importe. 

Las líneas de metro y tren funcionan igual que en ciudades como Madrid y Londres, con su nombre y su color correspondiente. Con la Pasmo podréis acceder a todas ellas, pero os recomendamos que le echéis un buen vistazo a la línea Yamanote, la verde. Su recorrido es circular, abarcando el perímetro de los 23 Barrios Especiales de la ciudad, y tarda algo más de una hora en completarse, así que si os despistáis, solo tenéis que esperar un buen rato en el vagón a que vuelvan a pasar por vuestra parada. Pero con ella podréis llegar a casi todos los lugares de interés turístico.  

Si por el contrario queréis recorrer el país, la mejor opción es el famoso Japan Rail Pass, que os dará acceso a muchísimas estaciones por un importe único. Con dos o tres viajes ya la tendréis amortizada. Lo bueno del Rail Pass es que también podréis usar la línea Yamanote. 

6. ¿Cómo son los japoneses? ¿Cómo podré salvar la barrera del idioma? Costumbres y protocolo a tener en cuenta

Por lo poco que hemos podido interactuar con ellos, son gente muy arraigada a su cultura, pero a la vez son extremadamente amables y educados. Creemos importante recalcar algunas normas de “protocolo” para intentar encajar lo mejor posible y no molestar a nadie. Tened en cuenta que esto lo hemos procesado después de solo una semana de estancia, su educación es tan sutil que tardaríamos años en no cometer ningún error.

  • No señalar con los palillos ni pincharlos en el arroz cuando estemos comiendo.
  • No sonarse con un kleenex en espacios cerrados, está mejor visto sorber hacia adentro, por extraño que parezca. 
  • No hay papeleras, a pesar de que la ciudad está plagada de máquinas expendedoras. Os tocará guardar las latas y botellas y tirarlas en el hotel, a no ser que tengáis la tremenda suerte de dar con un cubo de basura (por supuesto separado para el reciclaje).
  • No hablar en voz alta en el transporte público, y ceder el asiento a personas mayores. Sin embargo, no se dará la situación que se daría en España de “no, siéntate tu”, “no, mejor siéntese usted”. Ellos deben ser siempre los más amables, no intentemos responderles con “más amabilidad”, porque podemos tirarnos 10 minutos en la puerta del ascensor cediendo el paso de unos a otros. Es una línea muy fina, un poco abstracta y difícil de entender, si ellos insisten una vez en que paséis u os sentéis vosotros, hacedlo.
  • Pedir la comanda completa en un restaurante, y tener el dinero listo cuando llega la cuenta. Normalmente se paga en caja, y no existe sobremesa.
  • No cuestionar sus motivos, el orden está por encima de todo, y es muy probable que para ellos representemos el caos. Es común que sin motivo aparente se cambien de asiento en el tren o el metro, si queda uno libre que no esté junto a un extranjero. Pero no desprenden ningún tipo de desprecio ni de mala vibra, simplemente buscan el menor número de cambios posibles en su rutina, aunque puede parecer un poco feo.
  • Si vamos a intentar comunicarnos con ellos en inglés, es posible que nos digan que hablan “a little”. Si no les entendéis, no digais “I don’t understand”, haciendo ver que son ellos los que no se explican bien (aunque así sea) Dejad claro que vuestro inglés no es lo suficientemente bueno como para comprender, y pedidles que os repitan la respuesta más despacio.
  • Intentar en la medida de lo posible, usar alguna expresión en japonés. Ellos agradecerán mucho que os intereséis por usar el idioma y pondrán más ahínco en hacerse entender. Con un librito de estos para viajeros tendréis más que suficiente, puesto que hay que contar con que no entenderéis apenas las respuestas, mejor centrarse en cometarios de cortesía o en preguntas que puedan responderse con “si o no”. Os dejaremos unos cuantos al final del post.
  • Si pedís indicaciones para llegar a un lugar cercano, no esperéis la letanía de “dos calles a la izquierda y luego recto, la siguiente a la derecha”, ni siquiera un simple “por allí”. Es muy probable que se apuren muchísimo porque les hayáis preguntado, y opten por acompañaros directamente ellos mismos, con gestos muy enfáticos que no dejan lugar a discusión. Probablemente pensarán que sus señaléticas urbanas no están lo bastante claras como para lograr que nosotros, ignorantes gaijins, lleguemos a nuestro destino, y es su responsabilidad ayudarnos. Sobra decir que todo está perfectamente señalizado, incluso en exceso, somos nosotros los que no hemos mirado bien.
  • En las escaleras mecánicas y por la acera, ir siempre por la izquierda, para dejar la derecha libre a aquellos que quieran desplazarse más rápido. En los peldaños comunes, subir por donde indiquen las flechas, normalmente por la izquierda también.
  • Cuando vayáis a pagar en algún comercio, siempre habrá una bandejita donde depositar el dinero, no se lo deis al dependiente en las manos como si estuviéramos en España. Ellos consideran que ese dinero no les pertenece hasta que el cliente no lo deposita de forma voluntaria en la bandejita. La vuelta sí que os la darán en las manos, después de contarla en voz alta y asegurarse de que estáis conformes.
  • Decir gracias (arigato) siempre que os den algo, os digan algo o se dirijan a vosotros de alguna manera, si la situación acompaña. Y si es posible, hacer una pequeña reverencia.
  • Está terminantemente prohibido fumar en la calle, ya sea en el exterior, en una playa o en un comercio. Existen espacios habilitados para ello. En la mayoría de los restaurantes tampoco se permite. ¡Respetad esta norma si sois fumadores!

Pensad en toda su sociedad como un engranaje, desde el momento en el que un eslabón de la cadena falla, retrasa todo lo demás. Por ejemplo, si nos quedamos en la mesa después de comer estamos retrasando a quien debe limpiarla y prepararla para los siguientes comensales, y tal vez estemos haciendo esperar a alguien que aguarda su turno para almorzar porque debe volver rápido al trabajo. Si nos empeñamos en ir por la derecha estaremos obstaculizando el paso, tal vez provoquemos que alguien llegue tarde a la oficina y le caiga un buen marrón. Pensad de forma considerada y empática y les entenderéis mucho mejor.

7. La señalética en Japón y la verticalidad

Tokio es una ciudad muy visual, veréis carteles por todas partes, tanto informativos como publicitarios. Debido al gran flujo de gente, necesitan que los mensajes se entreguen de la forma más inmediata posible, así que no os extrañéis si usan “muñequitos” para señalizar varias veces una obra o una desviación provisional, y el pavimento está plagado de flechas, indicaciones, direcciones etc. Incluso hacen mucho uso de las baldosas con relieve para que las personas con visibilidad reducida puedan ir de un punto a otro de forma segura, además de servir para dividir la acera en dos “carriles”, de ida y de venida, si no, sería una locura.

Por otro lado, no os quedéis con la vista a pie de calle. Sobre todo en Akihabara, la mayor parte de las tiendas tiene varios pisos, y no se estila eso de llamar la atención del consumidor con un escaparate vistoso y trabajado. Puede ser que incluso la tienda que queráis visitar esté en la cuarta planta de un edificio concreto, como si fueran centros comerciales en miniatura. Así que… ¡mirad hacia arriba! Si el Google Maps os dice que estáis en el punto correcto, os falta encontrar el nivel correspondiente. Pero no os preocupéis, es muy fácil de comprender una vez allí.

8. Consejos para comer en Japón

Uno de los motivos para visitar Japón es hacer turismo gastronómico, sin duda. Seguro que se os hará la boca agua al pensar en las delicias que nos ofrece este maravilloso país, y que habréis visto en películas y animes. También es probable que en vuestra ciudad haya restaurantes japoneses de buena calidad y que ya hayáis degustado los platos más populares. Esto puede jugar a vuestro favor, pues ya sabréis de antemano lo que más os gusta. Os recomendamos que no os vayáis sin probar un buen ramen y unas buenas gyozas, así como elegir un restaurante de Takiniku y otro de Tonkatsu. ¡Os dejamos imágenes de nuestros manjares!

Siempre se ha dicho que comer fuera en Japón es mucho más barato que cocinar en casa, y pudimos comprobarlo de primera mano. El primer almuerzo que hicimos en Akihabara, en pleno centro de la calle principal, para ser exactos, nos salió al cambio por unos 8€. Pero no 8€ cada uno, no. 8€ los dos, por un platazo de ramen, un cuenco de chasu con arroz y una ración de gyozas, además del refresco. Exquisito, por supuesto. Un par de días después vimos en un puesto callejero verduras vendiéndose a precios desorbitados, como por ejemplo un puerro a 400 yenes, y ahí entendimos la diferencia. 

Algo que debéis tener en cuenta si vais en grupo es que difícilmente os aceptarán si sois más de 6 personas. A nosotros nos sucedió en una ocasión, os lo contaremos más detalladamente en el post del itinerario correspondiente, pero no nos dejaron entrar a la vez a nuestro grupo de 12. Tuvimos que dividirnos en dos grupos  de 6 con 15 minutos de diferencia cada uno para que nos dejaran sentarnos. 

Otro aspecto fundamental es no alterar la composición de los platos, a no ser que tengáis alguna alergia o intolerancia. El cocinero idea un menú con unos ingredientes determinados, garantizando el máximo sabor y la mejor experiencia. Se os verá como personas caprichosas si le decís “sin bambú” o “con poca salsa”. El plato es así porque es como más sabroso queda, si no te gusta la combinación, mejor pide otra cosa. 

Si todo esto os agobia un poco, nos os preocupéis. Muchos restaurantes tienen carta en inglés, y la gran mayoría están ilustradas con fotos y precios, con lo que en el peor de los casos podréis limitaros a señalar con educación el plato que queréis pedir. 

Por supuesto os recomendamos que os dejéis sorprender por los sabores y la gastronomía auténtica japonesa, pero si algún día tenéis el presupuesto algo ajustado o no os apetece perder tiempo, en los Seven Eleven encontrareis un amplio surtido de platos listos para comer, que además os calentarán en el propio local si es necesario. Sushi, fideos, arroz, pollo, pescado, onigiris, bao rellenos, perritos calientes… Todo muy asequible y bastante bueno.

9. A los coleccionistas, paciencia

Si vais a invertir algún día en hacer compras en Akihabara, os recomendamos que lo hagáis bolígrafo en mano (o móvil, lo que mejor os venga). ¿Por qué? Pues porque el baile de precios que os podéis encontrar para una misma figura puede ser estrambótico. En las siguientes imágenes os mostramos la misma figura Grandista de Sasuke, con imágenes tomadas en diferentes plantas del MISMO EDIFICIO, incluso en dos tiendas de la misma planta. Cuesta creerlo, de 3980 a 880 yenes… casi parece una estafa. Casi, porque los japoneses son tan correctos que no podríamos pensar así de ellos. (La foto de los 3980 no nos salió nítida, así que no la hemos puesto)

Y eso teniendo en cuenta que se trata casi del edificio con el que te chocas al salir de la estación de Akihabara. Si tenéis tiempo y os movéis tres o cuatro calles hacia las afueras en lugar de en la calle principal, o en barrios más alejados del centro neurálgico, todavía podéis encontrar mejores ofertas.

Otra opción estupenda son las franquicias OFF, es decir los Book-Off o los Hard-Off. Se trata de la cadena por excelencia de segunda mano en Japón, tal como podría ser aquí Cex o Cash Converters. Podréis encontrar videojuegos y mangas a precios de risa, eso sí, en japonés. (¿¿¡¡Cómo no!!??) Nosotros encontramos un par de joyitas que nos encantó incorporar a nuestra colección. Muy recomendable para traerse a casa los primeros números de nuestros mangas favoritos, o ese videojuego retro tan ansiado.

Hablando de videojuegos, si miráis bien de antemano determinadas ediciones, descubriréis que, aunque no salieran en España en físico, solo en digital, algunas ediciones físicas japonesas traen el idioma español integrado. (Si, estupendo y maravilloso). Nosotros fuimos buscando, por ejemplo, Devil May Cry 4 para PS4, Onimusha y World of Final Fantasy para Nintendo Switch, y los encontramos sin demasiado esfuerzo. 

Otra franquicia de visita obligada son los Daiso. Por compararlo con algo, podríamos decir que son tiendas “de los chinos” por lo variado de su oferta, con la diferencia de que la calidad no tiene nada que ver, no estaréis comprando porquerías, sino artículos de bazar muy buenos. Para los regalos y souvenirs solventa muchísimo, y cada Daiso tiene cosas diferentes, todo a 100 yenes excepto que la etiqueta marque lo contrario. 

IMPORTANTE: TAX FREE 

Es probable que en muchos mostradores veáis el cartelito “Tax Free” si llegáis a una determinada cantidad en la compra. Anteriormente esto requería una gestión en el aeropuerto cuando abandonábamos el país, presentando los tickets de las tiendas con Tax Free, para que nos devolvieran la diferencia correspondiente a los impuestos. Ahora, posiblemente con la llegada de las Olimpiadas, han empezado a modernizar el asunto, y son las propias tiendas quienes aplican el Tax Free. 

Normalmente en compras que superen los 5.000 yenes, unos 40€ al cambio, os pedirán el pasaporte para sellaros el ticket con el Tax Free y poder haceros un descuento que seguro agradeceréis, así que llevad siempre, siempre el pasaporte encima. También puede pasar que ya los precios de ese local estén adaptados al Tax Free, así que no necesitaréis presentar el pasaporte. No os preocupéis, ellos son muy claros con el tema y si es necesario, os lo pedirán. 

10. Cuidado con los tatuajes

Aunque poco a poco la sociedad va evolucionando, tenéis que ser cuidadosos si tenéis tatuajes a la vista. Desde hace muchísimos años se asocian a la Yakuza en particular y a personas de carácter fuerte y problemáticas en general. Es posible que os nieguen la entrada a algún Onsen, los baños de aguas termales típicos de Japón, o incluso a un lugar más común. Llevad parches para cubrirlos por si acaso, o incluso algún tipo de accesorio como tobilleras de deporte, muñequeras etc. 

11. ¿Qué son esos platos que parecen de verdad, a la entrada de los restaurantes?

Uno de los muchos motivos por los que nos llevan años de ventaja. Como decíamos, el impacto visual es 100% prioritario, así que al igual que aquí nos valemos de las fotos para ilustrar los platos y menús de los restaurantes, en Japón usan los llamados Sampuru. Se trata de réplicas de resina (antiguamente se hacían de cera) elaboradas de forma artesanal, que representan fielmente los platos que sirven en el local, con la intención de abrirle el apetito al transeúnte. En Japón es una profesión muy valorada, porque es todo un arte. Hay algunos que realmente son increíbles por el trabajo que llevan. ¡Itadakimasu!

12. ¿Es cierto lo de los baños ‘futuristas’?

Si, os aseguramos que no es ninguna leyenda urbana. Sus inodoros tienen todo tipo de funcionalidades añadidas, tales como diferentes tipos de chorro para asearnos tras usarlo, secador, temperatura de la taza e incluso hilo musical. Según el lugar al que vayáis los encontrareis más o menos sofisticados, pero siempre, siempre, estarán impecables. ¡Algunos tienen hasta minijuegos!

Al ver esto nos preguntamos qué imagen se llevan los japoneses de nosotros cuando visitan nuestro país, porque incluso en los baños públicos hay 3 o 4 rollos de papel higiénico de recambio. ¿Os imagináis cuanto tiempo duran esos rollos en un baño público español antes de que alguien se los lleve? ¡Un suspiro!

13. Expresiones útiles

Si queréis implicaros e intentar relacionaros un poquito con las buenas gentes de Japón, os recomendamos haceros con una guía de viaje en Japonés, de esas que tienen expresiones y situaciones comunes que os pueden suceder. Lo más probable es que no tengáis ningún tipo de problema dada la amabilidad japonesa, pero como decíamos, ellos valoran mucho que intentemos comunicarnos en su idioma. Aquí va lo más básico:

  • Por favor: Onegaishimasu
  • Gracias: Arigato
  • Muchas gracias, más formal: Arigato gozaimasu
  • Disculpe, perdón: Sumimasen
  • Lo siento: Gomen nasai
  • Buenos días: Ohayo
  • Buenas tardes: Konnichiwa
  • Buenas noches: Oyasuminasai
  • Buen provecho: Ittadakimasu
  • Derecha: Sodesu
  • Izquierda: Hidari Ni
  • Cuanto vale, la cuenta: Ikuradesu ka
  • Estación de metro: Chikatetsu No Eki
  • Estación de tren: Densha No Eki
  • Vegetariano: Bejitarian
  • Dinero: Okane
  • Cambiar dinero: Okane no De
  • Es delicioso: Oishii desu!
  • Salud! antes de brindar: Kampai!

Si os gustan los gadgets, sabed que existe la posibilidad de adquirir un traductor a tiempo real. Podéis comprarlo por internet antes de ir, o que sea una de vuestras primeras compras de Akihabara, donde seguramente lo encontraréis más barato, alrededor de unos 100€. Con ellos, podréis grabar un clip de voz con la frase que queráis traducir, y os aparecerá la traducción al idioma seleccionado en pantalla, para que se la mostréis a vuestro interlocutor. Vimos un par de ellos en funcionamiento, sobre todo a los dependientes en las tiendas, y son una maravilla. Una buena inversión si le podéis dar uso en otros viajes, ya que traducen hasta 90 idiomas. 

14. La mejor manera de aprovechar tu equipaje

Al reservar los billetes, el equipo de Frikitrip pudo conseguir 2 maletas de 23kg por persona. ¡Por supuesto, pensábamos llenarlas! Hacerlo de manera eficiente ya era otra historia, os contamos nuestros consejitos:

  • Intentad que sea un juego de maletas iguales, de esos que vienen una dentro de otra del mismo modelo cada vez más pequeño. De esta manera, podréis ir a la ida con menos bultos, ya que llevaréis la “grande” vacía, y la mediana con vuestro equipaje dentro de la grande. Intentad que sean de las rígidas, para que las compras vayan lo más protegidas posible. 
  • Aprovechad cualquier hueco para llevar reservas de papel de burbujas del bueno, incluso algo de papel craft. Si por algún casual no os caben las cajas, siempre podéis sacar las cosas y llevarlas bien embaladas.
  • También es interesante incluir tijeras/cúter, dos rollos de cinta adhesiva y bolsas zip, por si compráis figuras con pequeños componentes. Recordad meter esto en la maleta de facturación, ya que las tijeras os pueden dar problemas. Un rotulador permanente tampoco viene mal, para marcar los paquetes y las bolsas zip si os hace falta. 
  • IMPORTANTE: Incluid en el equipaje una pesa de maletas, aunque en el hotel puede que tengan una. Normalmente vuestros bultos no podrán pesar más de 23kg cada uno, así que es interesante que hagáis el equipaje de vuelta repartiendo bien el peso. Nosotros recomendamos una digital, porque son más precisas que las de aguja. 

15. Adaptadores de corriente

Para poneros un poco en situación, os adelantamos que en Japón el voltaje común es 100 V, la frecuencia es 50/60 Hz y las clavijas y enchufes son del tipo A / B. En la siguiente imagen veréis el modelo con más detalle. 

Lo ideal si viajáis desde España es que llevéis un par de adaptadores de tipo A/B, de clavija plana, para que podáis conectar y cargar todos vuestros dispositivos. Hoy día la gran mayoría de aparatos electrónicos soportan cualquier tensión, pero por si acaso comprobad en los que vais a llevar, que en ‘INPUT’ se especifique: 100-240V, 50/60 Hz’, esto quiere decir que puede ser utilizado en todos los países del mundo, tanto si hablamos de tablets, ordenadores portátiles, cámaras de fotos, smartphones, consolas portátiles o cepillos de dientes. En caso contrario, necesitareis un conversor/transformador de tensión, pero a nosotros no nos hizo falta.

Hoy en día existen dos tipos de adaptadores válidos en Japón. Uno de ellos tiene 3 clavijas, 2 planas y 1 redonda, y el otro solo tiene las 2 clavijas planas, dependerá del enchufe de vuestro hotel. En nuestro caso, tenía de ambos, aunque por lo que tenemos entendido el más “moderno” es el de 3 clavijas. Os recomendamos llevar uno de cada. Si queréis invertir para varios viajes, en superficies como Media Markt o tiendas como Amazon encontrareis unos multiregión, con diferentes clavijas o distintas posiciones para según qué país os haga falta. 

También es interesante que llevéis un adaptador con USB y varias tomas, como nuestro Power Cube, de forma que con uno solo podáis cargar varias cosas al mismo tiempo. ¡Nos resultó de lo más útil! Cargamos sin problemas 2 móviles, 1 réflex y 2 tablets a la vez. 

Si os ha quedado alguna duda…

Os recomendamos echarle un vistazo a esta guía: “Kochi Kochi, la Guía del Viajero en Japón”. A nosotros nos llamó muchísimo la atención, la encontramos en El Corte Inglés por 20€ aproximadamente.

Es muy atractiva a nivel visual, bien maquetada, agradable al tacto y a la lectura y lo más importante: toda la información que ofrece es de lo más interesante, redactada de forma muy cercana y amena, gracias a la combinación de texto, fotografías e ilustraciones. 

En ella encontraréis aspectos de lo más variados, por citaros algunos ejemplos:

  • Preparativos para el viaje
  • Cómo rellenar el documento de aduanas
  • Presupuestos
  • Desplazamientos
  • Un amplio apartado de Cultura japonesa 
  • Usos y costumbres
  • Muchísimos itinerarios para planificar vuestro viaje de forma eficaz

Muchas gracias por leernos, esperamos que el post os haya sido de utilidad. No somos expertos ni mucho menos, solo han sido aspectos que en nuestros pocos días de estancia nos han parecido curiosos e interesantes. Estad atentos a los post del itinerario que iremos subiendo los próximos días. ¡Hasta la próxima!

Comentarios

Deja un comentario