Los que nos conocen saben que nos encanta el DIY y el bricolaje. Adoramos personalizar y customizar ¡somos un culo inquieto! Hace ya un par de años decidimos comenzar una colección de juegos de mesa, para jugar cuando viniera gente a casa, ya que nos gusta mucho tener visita.

Comenzó la primera parte: La búsqueda. Revolvimos en el garaje y en el trastero, llamamos a nuestros familiares para ver qué había sido de aquellos juegos de mesa que teníamos cuando éramos más pequeños, y recuperamos algunos. Simplemente por nostalgia, porque muchos ya están desfasados, pero otros, como el Quien es Quien, Scrabble, o Hundir la Flota, seguirán teniendo un lugar especial en nuestro corazón. Recopilamos también aquellos que teníamos más recientes, como el UNO, el No Panic, el Trivial Disney y alguno más.

En principio los tuvimos en una estantería, ya que eran poquitos. Enseguida llegó la primera incorporación de nueva generación: el juego de Spartacus. Habíamos visto la serie y nos encantó ver que existía una opción de tablero, y no dudamos en probarla. Y la verdad es que es una de nuestras opciones favoritas. Ahora que hemos probado otras cosas, vemos que empezamos por algo bastante complicado, fue un reto aprender a jugar solos en su momento. Descubrimos que los juegos de mesa también tienen expansiones (oh Dios).

Luego nos pasó lo que nos pasa siempre. Por casualidad (o no) tendemos a interesarnos por un tema semanas antes de que sea “noticia” por algún motivo concreto. Siempre han existido juegos de mesa maravillosos, alejados de los clásicos que podemos encontrar en cualquier juguetería, pero a las pocas semanas de comprar Spartacus empezamos a ver lanzamientos de todo tipo. Monopoly de Zelda, Juego de Tronos o Pokémon, Cluedo de Big Bang Theory o de Harry Potter, un Kickstarter de Dark Souls… Y nos subimos a la ola de los juegos de mesa frikis.

Poco a poco ha ido aumentando la colección, y nos hemos visto obligados a utilizar el baúl “de las cosas de Navidad”. En su momento lo fabricamos como decoración para la casa, con pales de madera (de los buenos) y adornado con remaches de hierro, barnizándolo para que tuviera un toque rústico. Ahora nos viene genial, porque además está en la habitación donde jugamos. Esto fue todo un acierto, porque el tablero de Gwynt que hicimos para jugar al juego de cartas de Witcher ocupaba una barbaridad donde quiera que lo pusiéramos. Pero en el baúl cabe estupendamente xD

Luego ya, por fin, después de mucho buscar, pudimos conseguir las expansiones de Spartacus, pero en inglés. La primera expansión fue muy limitada y descatalogada rápidamente, y la segunda ni siquiera llegó a nuestro país. Así que emprendimos el proyecto de traducir y maquetar las cartas, agregando adhesivos en español sobre los textos en inglés. Con las fundas, quedan genial.  Gracias a esto pudimos ampliar este juego, que tantas horas de sangre y traición nos ha dado.

Ahora hemos abierto el abanico, y estamos probando juegos que no tienen que ver en absoluto con ninguna temática friki, sino que siguen su propia estética, como el Sushi Go Party, Potion Explosion (gracias Lara y Ramón por enseñarnos este divertidísimo juego) Samurai Sword, Timeline, o el London After Midnight 2 (Gracias a El Desván del Leprechaun por recomendárnoslo).

Así que nos liamos la manta a la cabeza y diseñamos la tapa del baúl, para mandarla a imprimir en vinilo de corte. Por supuesto, con la inestimable ayuda gatuna de Zoe y Zelda. La verdad es que nos gusta mucho como ha quedado, fue muy divertido pensar posibles frases, descartar algunas y decantarnos por otras, buscar y redibujar los iconos… Así que por aquí les dejamos con fotos del proceso y el resultado final.

¡Esperamos que les guste!

DéjenseVer

¡Hola! Somos Aridane y Eva, una pareja con muchas aficiones en común ¡Y queremos compartirlas contigo! Nos dedicamos al diseño gráfico y web, hemos creado este rinconcito para dar rienda suelta a nuestras opiniones y recomendaciones.

Comentarios

Deja un comentario