Antes de comenzar...

Buscamos compartir nuestra experiencia Japan Trip de la forma más completa posible. El primer post que escribimos sobre el viaje trata sobre Curiosidades y TIPS interesantes para viajar a Japón, te recomendamos echarle un vistazo antes de seguir leyendo, puesto que hablaremos por encima de aspectos en los que profundizamos más en ese post concreto. Puedes hacer click en la siguiente imagen: 

¡Empezamos la aventura por Tokio!

Como sabéis, emprendimos esta aventura con Frikitrip, con los que ya hemos viajado en otras ocasiones. Al llegar, nos tenían preparado a un guía inmejorable, así que antes que nada, queremos darle las gracias a Raúl (Youtuber que podéis encontrar en RaziVideos y RaziTravel) por hacernos de guía durante los 3 primeros días de nuestro JapanTrip. Ha sido una experiencia increíble gracias a su rapidez, a su versatilidad y a su simpatía, quedamos muy agradecidos por las rutas que visitamos, además de los estupendos restaurantes donde degustamos la gastronomía japonesa. ¡Un trato que nos dejó con ganas de repetir! Tuvo la amabilidad de sacarse una foto con nosotros, así que os la dejamos por aquí. ¡Gracias!

Japan Trip Día 1

  1. Nuestro alojamiento
  2. Akihabara
  3. Almuerzo en Ramen Hidakaya
  4. Cat Café Mocha
  5. Recreativas Sega
  6. Cena Seven Eleven

1. Nuestro alojamiento

Seguro que muchos habéis visto por internet que los hoteles de Japón no tienen apenas espacio, que se trata de habitaciones cápsula, con baños compartidos y demás. Es cierto que existen hoteles de ese tipo en Japón, al igual que otros muchos tipos de alojamiento. Todo depende del precio, la zona y las comodidades que esteis buscando. Pero como hay de todo un poco, hemos decidido empezar el post nombrando al Villa Fontaine Tamachi Hotel, porque nos resultó una grata sorpresa en todos los sentidos. Seguro que hay miles de hoteles muy parecidos e incluso mejores estilo Business pero si os podemos orientar un poco aunque sea con este, bienvenido sea. ¡A nosotros nos ha encantado!

  • Dirección: 4 Chome-2-8 Shibaura, Minato City, Tokyo 108-0023, Japón
  • Teléfono: +81 3-5730-7770
  • WiFi Gratuito
  • Hablan bastante bien inglés
  • Muy buen desayuno
  • Muchos restaurantes cerca
  • Seven Eleven dos calles más abajo
  • Estación de Tamachi a 5 minutos a pie

No es un hotel al uso, porque es una torre de oficinas en la que que han habilitado unas pocas plantas para el hotel. Las habitaciones son muy coquetas y cómodas, con una cama confortable. Por supuesto, todo impecable, y un baño de los típicos japoneses, aunque más sencillo que otros que hemos visto en centros comerciales y grandes superficies. Dispone de lavandería y de un cuarto con máquinas expendedoras y microondas en dos de sus plantas, con lo que si os traéis algo del Seven Eleven que hay un poquito más abajo lo podréis calentar sin problemas y acompañarlo de una bebida en la habitación. Lo mejor es su localización, está situado a 5 minutos a pie de la estación de Tamachi, que conecta con los aeropuertos de Narita y Haneda, y donde pueden cogerse varias líneas incluyendo la Yamanote.

2. Akihabara

Akihabara es la meca del mundo del merchandising y la electrónica. Decenas y decenas de tiendas, todas igual de buenas e interesantes. Por supuesto no pudimos parar en todas, pero sí que visitamos algunas en las que encontramos varias cosas de nuestra lista. ¡Empezamos bien el tour!

Llegar a esta zona comercial es muy fácil en la línea Yamanote, directa desde el hotel, y nada más salir de la estación nos topamos con Radio Kaikan, uno de los edificios con más solera de Akihabara, aunque fue demolido en 2011 y reconstruido en 2014. 8 plantas repletas de tiendas, a rebosar de figuras. Tal y como os comentábamos en el post de los TIPS, si vais a invertir algún día en hacer compras en Akihabara, os recomendamos que lo hagáis bolígrafo en mano (o móvil, lo que mejor os venga). ¿Por qué? Pues porque el baile de precios que os podéis encontrar para una misma figura puede ser estrambótico. Podéis encontrar el mismo producto, en el mismo estado, de 3980 a 880 yenes… 

Si tenéis tiempo y os movéis tres o cuatro calles hacia las afueras en lugar de en la calle principal, todavía podéis encontrar mejores ofertas. Pero nosotros íbamos en grupo y teníamos aún muchas paradas por hacer, ya solo con lo que nos ahorrábamos en menor precio y gastos de envío merecía la pena. 

En Akihabara está ampliamente extendido el comercio de segunda mano y la venta en “vitrinas”. Por la segunda mano no os preocupéis, no serán sino ventajas para vuestro bolsillo, ya que la gran mayoría de las ocasiones los productos están en perfecto estado.

Respecto a las vitrinas, es muy curioso el sistema que tienen: Un particular alquila una vitrina en determinada tienda para exponer los objetos que quiere vender, y la tienda se encarga de gestionar la venta, para luego compartir beneficios. De esta manera, la gente puede renovar sus colecciones, ya que en muchas ocasiones sus viviendas son demasiado pequeñas para albergar todo lo que quisieran, así pueden permitirse ir variando según los gustos del momento.

Desde el punto de vista del comprador, podremos encontrar figuras descatalogadas imposibles de localizar de otro modo. Por lo general las figuras que albergan son muy caras, incluso si han salido hace poco tiempo, y se pueden encontrar en las tiendas colindantes a menor precio y nuevas. Así que las vitrinas son muy útiles para encontrar cosas descatalogadas, pero no para comprar productos que sigan estando en el mercado. 

Para comprar en este sistema, tendréis que fijaros en el número de la vitrina que tiene lo que queréis, y decírselo al dependiente, para que os saque la figura y os la prepare para que os la podáis llevar. 

Podríamos hablar largo y tendido de todas las tiendas que visitamos, pero entonces no acabaríamos nunca de maravillarnos con la cantidad de comercios especializados. De primeras, os recomendamos unas pocas que no os podéis perder. 

  • Radio Kaikan, todo tipo de merchandising y figuras, con precios muy, muy variables entre plantas.
    • Alberga la tienda física de AmiAmi, donde taaantas y tantas compras online hemos hecho. ¡Nos hizo muchísima ilusión!
    • También tiene una tienda especializada en productos descatalogados y agotados, ahí Eva encontró el Nendoroid de Nadeshiko de Yuru Camp… nada más llegar… ¡Pleno!
  • Mandarake, un enorme edificio para el mercado de segunda mano. Podréis encontrar de todo, había auténticas joyas. Tiene varias tiendas en Tokio y unas pocas más repartidas por Japón, además de una estupenda página web donde consultar el stock de cada local.
  • Trader: Una joyita videojueguil, donde nosotros encontramos ediciones de videojuegos en español que no habían salido físicas en España. ¡Al saco!
  • Kotobukiya, donde podréis encontrar figuras de las tochas.
  • Don Quijote, de todo un poco, incluyendo una buena selección de golosinas japonesas. ¡Aquí arrasamos!
  • Surugaya, segunda mano de anime y videojuegos.
  • Super Potato, especializada en consolas y videojuegos retro.
  • C-Labo, más videojuegos retro.

Pero de verdad, no os guiéis de esta lista más que lo imprescindible. La zona de tiendas es muy abierta, una calle principal recta que no tiene pérdida, en cuyas calles transversales encontraréis verdaderas maravillas. Si empezáis el tour bien prontito por la mañana, podréis descubrir muchos, muchos secretos… Recordad también que hay que mirar hacia arriba, no quedarnos a pie de calle, pues cada edificio alberga muchas tiendas diferentes.  

¡Ah!, no dejéis de echarle un ojo a las máquinas de bolas que encontraréis por la calle, llamadas Gashapon. Todos sabemos lo que adoran los japoneses cualquier cosa que se pueda coleccionar, y os aseguramos que estas máquinas no tienen porquerías como la mayoría de las que podemos ver en España. Figuritas de muy buena calidad de una variedad casi infinita, accesorios y demás chucherías. Mirad bien, seguro que hay alguna que os interese, y es un recuerdo muy significativo y barato de Japón. Incluso hay locales completos dedicados exclusivamente a ello. 

Es más, después podréis encontrar los mismos artículos vendiéndose “abiertos” en muchas tiendas, para dar la oportunidad a que completemos nuestra colección con ese que nos falta. 

3. Almuerzo en Ramen Hidakaya

¿Cómo os quedáis si os decimos que en plena calle principal de Akihabara podéis comer 2 personas por 800 yenes, menos de 7€ al cambio? Es posible, en Ramen Hidakaya, un tradicional local de ramen donde además tienen una planta superior con muchísimo espacio, ideal si vais en grupo. Buenísimo y por un precio inmejorable. 

Por cierto, la pinta “quemadita” de las gyozas no les hace justicia en la foto, podemos asegurar que estaban buenísimas. Nos consideramos súper amantes de las gyozas, y estas estaban a la altura sin dudarlo. ¡Nos quedamos con ganas de repetir en otra ocasión!

Después de esta exquisita parada, seguimos nuestra ruta por las tiendas de Akihabara. Por la mañana hicimos la parte de la derecha, y por la tarde ya cruzamos a la de la izquierda, donde hay más tiendas especializadas en videojuegos y electrónica, más que en merchandising. Además, conseguimos nuestro ansiado ejemplar semanal de la Shonen Jump! Nos hacía muchísima ilusión comprar uno, podéis conseguirlos por apenas 300 yenes en cualquier Kombini tipo 7Eleven, Family Mart o Lawson.

4. Mocha Cat Café

En Japón podréis encontrar cafés de todo tipo: Maid cafés, donde las las camareras van vestidas con trajes de sirvientas y actúan como tal, Cafés temáticos de determinado manga, anime o videojuego, y los famosos Cat Café o Neko Café, además de especializados en otros animales como búhos o erizos. Como amantes de los gatos, nos hacía ilusión visitar un Cat Café, ya que conocíamos su inmensa popularidad en Japón. También sabemos que no son del gusto de todo el mundo, pero nos gustaría hablar de eso un poquito más adelante. Los que nos conocéis sabéis que adoramos a nuestras dos peluditas, Zoe y Zelda, que fueron adoptadas, y que las cuidamos con lo mejor que tenemos a nuestro alcance. 

Así que, para empezar, tenemos que decir que los gatos que conocimos allí son los gatos mejor cuidados que hemos visto nunca. Sedosos, con los dientes impecables, la colita siempre en alto… en fin, se les veía felices y a gusto. Un ambiente con luz cálida, colores relajantes, un aforo bastante limitado y unas horas concretas para darles golosinas, y a pesar de entrar fuera de hora, todos los gatitos se nos acercaron a conocernos y a jugar con nosotros. No le vimos ningún “pero” a la organización del local, pero sí que nos pareció un poco “trampa para gaijins”, a continuación os contamos el por qué. Esto no quiere decir que todos los Neko Café funcionen igual y respeten a los animales, pero de éste en concreto no tenemos queja. 

Los Cat Café, al igual que otros muchos locales en Japón, funcionan por tiempo. Es decir, pagamos una tarifa “de entrada” por persona, en este caso 200 yenes, y cada 10 minutos que pasáramos dentro, otros 200 yenes.  Una vez entramos, la chica nos manda a quitarnos los zapatos y dejarlos a un lado, y pasa a explicarnos cómo funciona el local. Hay consignas con taquillas para dejar las cosas, tenemos que adquirir una bebida obligatoriamente en las máquinas del fondo, y si nos pasábamos un minuto del tiempo, contaría como otros 10 minutos. 

Hasta aquí todo correcto, incluso bien de precio. El problema viene cuando nos damos cuenta de que empiezan a contar el tiempo desde el momento en el que pasamos a la zona de las bebidas, es decir, antes de guardar los zapatos y las bolsas en la taquilla, pedir la bebida obligatoria y entrar a la estancia de los gatos. Total, que se van 5 de los 10 primeros minutos antes de que entráramos a conocer a los mininos. Pero lo peor no es esto, lo peor es que nosotros, todos espabilados, un minuto antes de que se cumpliera nuestro rango de 20 minutos, (sabíamos que los primeros 10 minutos no nos iban a dar para nada así que decidimos ampliarlo) salimos afuera y avisamos a la chica de que estábamos listos. ¡Error! El tiempo termina de contar una vez has sacado tus cosas de la taquilla, te has vuelto a calzar y has tirado el vaso de la bebida. Así que sí, nos pasamos 2 minutos y tuvimos que pagar otros 10.

En nuestra opinión esto no es justo, debería contar el tiempo desde el momento en el que se traspasa el umbral de la estancia de los gatos, y hasta el momento en el que se sale, ni antes, ni después. Fue el único momento del viaje en el que nos sentimos algo estafados, pero aun así no nos arrepentimos. Puede que en otros Cat Café sean más honestos con este tipo de cuestiones.

Para aquellos cuya opinión se posicione en contra de este tipo de negocios, que por supuesto respetamos y compartimos como occidentales, nos gustaría arrojar algo de luz a la motivación de estos locales. Queremos dejar claro que no nos parece correcto cualquier negocio que implique el más mínimo malestar para los animales, pero como en todo, en Japón suelen tener sus motivos: Las viviendas son bastante pequeñas, y la gran mayoría de la gente no puede permitirse una mascota. Los gatos incluso son más comunes que los perritos, a los que vimos en una tienda de animales asociados a algo de auténtico lujo. 

Pues bien, dada la imposibilidad de tener una mascota en casa por espacio y la adoración que despiertan los mininos en Japón, han creado los Neko Café, de forma que aquellos que aprecien a estos peluditos, puedan pasar tiempo con ellos y disfrutar de su compañía. Insistimos, la atmósfera que se respiraba era de respeto y tranquilidad, los gatitos estaban a gusto, y todos los clientes que entraron en el rato que estuvimos allí eran asiáticos. Todos guardaban silencio y se limitaban a estar con el móvil o la tablet, o solo disfrutando de su bebida mientras acariciaban al gatito que se les acercara. 

5. Recreativas Sega

Los alrededores de Akihabara son un hervidero de salones arcade: Sega Club, Taito Hey, Tokio Leisure Land, las últimas plantas de la tienda Super Potato… Pero tal vez los más llamativos sean los salones Sega, por su inmenso tamaño y su llamativa estética. No podíamos irnos de Akiba sin pasar un rato entre máquinas recreativas, así que elegimos uno de los 3 o 4 que hay a lo largo de Chuo-Dori, la calle principal, donde os comentábamos anteriormente que pasamos nuestro primer día del Japan Trip. ¡A jugar!

Por supuesto la oferta es impresionante, tantas opciones entre las que elegir, que casi no sabíamos por donde empezar. Todo dependerá de lo que os guste este ambiente, pero os recomendamos dejarlo para el final del día y echar un par de horitas probando las distintas alternativas que ofrecen. Si vais por la mañana, probablemente salgáis al ocaso sin haberos dado cuenta del tiempo… De todos modos, el abanico de locales similares es inmenso, si realmente es algo que os apasione os recomendamos echarle un vistazo a este link, donde encontraréis más info al respecto. 

6. Cena Seven Eleven

Como decíamos en nuestro primer post de curiosidades sobre Japón, se puede comer perfectamente en un Seven Eleven, y bastante barato además. Por aquí os dejamos nuestra cena, dos bandejas variadas, una de ella de arroz con tiritas de cerdo, y otra con un poco de todo: arroz, huevo, salchicha, un trocito de pollo empanado y verdura. De postre, un crépe de nata y chocolate, una porción de tarta de queso y un mochi de sakura. Para picar, edamame estilo snack, y para beber, el famoso Calpis y Cocacola. 

Frikitrippers!

Con todo lo que teníamos que contar, aun no os hemos presentado al grupazo con el que disfrutamos de las calles de Tokio. ¡Grandes! Gracias por hacer de este viaje algo memorable. 

Y hasta aquí nuestro itinerario del día 1 ¡Gracias por leernos!

Comentarios

Deja un comentario