Home Documentales [Reseña] James May: Nuestro hombre en Japón

[Reseña] James May: Nuestro hombre en Japón

by Déjense Ver
Tiempo de lectura: 3 minutos

Sinopsis & Ficha Técnica

James May inicia un viaje extraordinario a través de Japón, desde el helador norte hasta el templado sur. Verá los lugares de interés, conocerá a los locales y comerá fideos en un intento por entender de verdad la Tierra del Sol Naciente.

  • Título original: James May: Our man in Japan
  • Año: 2020
  • Episodios: 6
  • Temporadas: 1
  • Duración: 50 min / Ep.
  • Género: Documental 
  • País: Reino Unido
  • Dirección y guion: James May
  • Productora: Amazon Prime Video
  • Subtítulos Español: Si
  • Audio Español: Si
  • Reparto: James May, Yujiro Taniyama, Masayo Fujii, Makiko Kobayashi, Hacchan Hatanaka, Mai Nishiyama

Tráiler

Reseña

Un documental de Japón “Freestyle”

Hasta que podamos volver a viajar y pisemos nuevamente suelo nipón, nos estamos empapando de entretenimiento temático japonés: juegos de mesa, series, películas, animes… Por eso, cuando unos amigos nos recomendaron este documental de Amazon Prime Video, no lo pensamos dos veces.

Se trata de un diario de viaje muy singular, donde no nos encontraremos, como suele ser habitual, ante el bullicioso cruce de Shibuya o el solemne Fushimi Inari. James May atraviesa Japón desde las heladas montañas de Hokkaido hasta el cálido sur de Kyushu, confundiendo a todos y cada uno de los japoneses con los que se cruza. Si, habéis leído bien, James May, el popular presentador de televisión y periodista británico, muy conocido por programas como Top Gear.

Hemos notado que el interés por el país del sol naciente está en auge, su popularidad como destino turístico ha aumentado muchísimo respecto a hace unos años, e incluso puede parecer que el mercado audiovisual y de entretenimiento está un poco sobresaturado del mismo tema. Por eso James May decidió hacer este diario de viaje tan particular, sin estereotipos, en 6 estupendos capítulos que nos regalarán momentos únicos.

Es cierto que, en nuestra opinión, para disfrutar de este documental tenemos que tener ciertas nociones sobre el país, aparte de sentir un interés por la forma de ser de su gente y sus pilares culturales, porque de lo contrario puede parecernos excesivamente atípico. Pero si somos capaces de distinguir y apreciar los distintos aspectos de la cultura japonesa, lo disfrutaremos de principio a fin.

Además, nos daremos cuenta de los “patinazos” que comete James muchas veces, que posiblemente a nosotros ni se nos ocurriría hacer en un país extranjero y menos en Japón, y eso lo convierte en algo súper divertido y ameno. Para que nos entendáis… ¿A cuántos de vosotros os parecería correcto llevar un paquete de galletas McVities de supermercado para acompañar a la ceremonia del té tradicional? Si conocéis un poquito esta práctica japonesa, podréis adivinar que ese mísero paquete de galletas es todo un atrevimiento y que puede ofender muchísimo a nuestro anfritrión.

Gracias a este planteamiento, descubriremos cosas que sería poco probable ver en un documental al uso sobre Japón. Por ejemplo, aprenderemos que cada estación de Tokio tiene su propio Jingle, mientras conocemos al compositor de los mismos, que además compone uno propio para James May. También pasaremos un tiempo con un artesano de katanas, en talleres de caligrafía, compartiendo la tarde con una geisha, experimentando un onsen, combatiendo con robots, recitando haikus, haciendo cola para un concierto de J-Pop a las 7.30 de la mañana, paseando por un precioso parque o asistiendo a un festival del pene. Porque Japón es todo eso, Japón es extravagante y elegante al mismo tiempo.

En cuanto al apartado técnico/artístico, el opening nos ha parecido súper chulo, en un estilo casi de acuarela muy apropiado para la temática. En lo referente a los planos y a lo que nos muestran de Japón de forma objetiva, encontramos un poco de todo. Secuencias impresionantes tomados con el dron o con el helicóptero, alternadas con planos callejeros de lo más cotidianos, sin más pretensiones. Todo súper cercano, ameno, divertido y con lugar tanto para las bromas como para intentar entender de forma algo más profunda ese maravilloso país.

Lo que sí tendremos que permitirles son ciertas licencias a la hora de grabar. Es decir, hay espacios en los que sería imposible filmar con normalidad debido a la gran afluencia de personas que lo visitan a diario, como el TeamLab Borderless, con lo que suponemos que han gestionado los permisos necesarios para privatizarlo durante unas horas. También acceden a sitios imposibles para un turista normal, o se reúnen con personas que no están al alcance de cualquiera, y precisamente ese es uno de los mayores atractivos de este documental.

Como punto negativo, solo podemos decir que, si lo miramos como un documental al uso, la relación entre el tiempo de viaje y los capítulos producidos se queda algo corta. Sentimos que en aproximadamente 3 meses de travesía se tocan de forma superficial algunos aspectos que darían para mucho más. Es posible que por cuestiones de contrato y de tiempo de emisión no hubiera cabida para todo, y se decidieran a emitir solo lo anecdótico o lo más particular. ¡Nos hubieran gustado un par de episodios más!

Si os ha gustado esta reseña, os invitamos a nuestra comunidad de Facebook Déjensever | Un rinconcito friki para las tardes de sofá. También podéis seguirnos en nuestra fanpage Déjensever. 

Tal vez te interese...

Leave a Comment