Home Reseñas [Reseña] Yakuza Like a Dragon

[Reseña] Yakuza Like a Dragon

by Déjense Ver
Tiempo de lectura: 9 minutos

Sinopsis & Ficha Técnica

Ichiban Kasuga, un yakuza de una familia de bajo rango de Tokio, se enfrenta a una pena de cárcel de 18 años por asumir la culpa de un delito que no cometió. Sin perder la esperanza, cumple su condena. Cuando sale de la cárcel, descubre que nadie lo está esperando y que el hombre al que más respetaba ha destruido su clan. Confuso y solo, se embarca en una misión para descubrir la verdad tras la traición de su familia y recuperar su vida, convirtiéndose en el héroe inesperado de los marginados de la ciudad.

  • Año: 2020
  • Género: J-RPG
  • Jugadores:
  • Desarrollo: Sega
  • Idioma: Textos en español, voces japonés/inglés
  • Duración: 50 – 60 horas
  • Plataformas: PC, PS4, PS5, Xbox Series S, Xbox Series X, Xbox One
  • Jugado en: PS5

Tráiler

Reseña

Si nos leéis desde hace algún tiempo, sabréis que en cuanto a videojuegos, nos gusta recomendar indies o títulos que no han tenido demasiada repercusión, porque al fin y al cabo, sobre los Triple A o súper ventas, ya está todo dicho.

Hoy vamos a reseñar Yakuza Like a Dragon, un juego que sigue la estela de la popular saga japonesa pero que presenta una historia nueva e independiente, siendo el séptimo título de la saga numerada en el país nipón. A este lado del mundo la saga tiene menos seguidores, siendo parte de esa culpa la falta de traducción al castellano, pero en este caso, podremos disfrutarlo en versión subtitulada en perfecto castellano, como ya hicieron con el Judgment en 2019 (que tendrá remasterización dentro de un mes a las consolas de nueva generación). Es cierto que Yakuza Like a Dragon ha vendido su buen número de copias, pero también sentimos que no se le ha dado el bombo que merece, ya que tanto la historia como todo lo que podemos hacer a su alrededor nos ha parecido sobresaliente.

Como curiosidad, ¿Sabéis que este juego se presentó en un April Fool como una inocentada? El estudio propuso un título de combate por turnos (la saga principal siempre ha sido de combates beat’em up, incluso el mencionado Judgment), haciendo un tanteo previo, y tuvo muy buena acogida en las redes. Al parecer ellos ya estaban trabajando en el proyecto, pero usaron la broma para ver cómo respondía el público. Por suerte, lo sacaron adelante. ¡Una estupenda noticia!

Pues bien, vamos al meollo del asunto. Permitidnos que en este post nos pongamos algo sentimentales, porque la aventura que hemos vivido con este carismático personaje quedará para siempre en nuestros corazones.

Yakuza Like a Dragon es una carta de amor extensa y maravillosa a los J-RPG. Un reseteo y un soplo de aire fresco para la saga, que al mismo tiempo consigue mantener su esencia. Puesto que la historia del anterior protagonista, Kazuma Kiryu, quedó finalizada en Yakuza 6, Kasuga Ichiban toma el testigo sin que lo sintamos un usurpador, pues tiene su propia guerra que librar. ¡Y vaya guerra!

Además, esto permite que nuevos jugadores y nuevo público se incorpore a este emocionante mundo de la yakuza; es por ello que fuera de oriente ha salido con el subtítulo “Like a Dragon” y no como título numerado, y por si fuera poco, el estudio está barajando continuar su trama en títulos posteriores. Aun con ello, la aventura que presenta queda cerrada en este juego, en caso de que decidieran no continuarla, quedaría perfecta tal como está. Así que, ¡lanzaros a por el sin miedo!

Pues bien, al igual que sucedió en 2020 con nuestro adorado Ghost of Tsushima, Yakuza Like a Dragon tiene un altísimo nivel de inmersión. Si Jin Sakai logró trasladarnos al 100% al Japón feudal, Ichiban consigue que nos sintamos parte de la vida urbana de Yokohama, Ijincho y Kamurocho, añadiendo alguna localización extra que representa de manera tal fiel la realidad que casi nos ha transportado allí. Eso sí, la acción principal esta vez se desarrolla en Ijincho (Yokohama), en lugar de en el acostumbrado Kamurocho, casi triplicando el tamaño de su mapeado.

Pero ojo, si es la primera vez que os ponéis a los mandos con un juego de la saga Yakuza, tenéis que estar preparados para ver el lado oscuro de Japón. Ese que no sale en las guías turísticas, con los barrios rojos, las casas de placer, los clanes de yakuza en eterna rivalidad, los negocios turbios y los cadáveres en los contenedores de basura. Sin embargo, logran hacer que todo esto no nos incomode, porque al fin y al cabo, es la realidad que les ha tocado vivir a nuestros protagonistas, y han sabido llevarlo de forma amena y muy interesante.

Desde un primer momento nos explican que Ichiban es un amante de la saga Dragon Quest, y que su sueño es convertirse en un héroe. Ya solo con esa pincelada nos abren un espectacular abanico donde el drama, la epicidad y las locuras se dan la mano, en una historia que nos llevará a lo largo de varios años, desentrañando las verdades y los miedos de los personajes, exponiéndolos ante nosotros y logrando que empaticemos con ellos al máximo.

Ya con este detalle podréis adivinar que el “Nakama Power” tiene un peso inmenso en la historia. El carácter leal, jovial e inocente de Ichiban constantemente nos recuerda que unidos somos más fuertes, que no hay mayor tesoro en la vida que rodearnos de personas que nos importan y a las que les importamos. Da igual si esas personas son vagabundos, mafiosos, gerentes de un comedor social o gigantes empresarios. Todos somos personas.

Ichiban es de esos personajes que derrochan magnetismo, logrando que aquellos con los que se encuentra deseen seguirle en su periplo. Al fin y al cabo, como ya mencionamos, su base es Dragon Quest: Un periplo del héroe en toda regla. Uno de esos rasgos tan magnéticos es su doblaje, que debemos agradecer a Kazuhiro Nakaya, el Seiyu del personaje de Ichiban. Transmite mil y una emociones, de forma súper natural, logrando traspasar la pantalla, y eso en un título sin captura facial tiene muchísimo mérito. Ese carisma interpretativo cuaja muy bien con el diseño artístico del personaje.

Kazuhiro Nakaya ya había participado en la saga poniéndole voz a Akira Nishikiyama, uno de los personajes de la franquicia. En un principio nos chocó bastante encontrarle doblando a Ichi, pero una vez completada la aventura, no cambiamos a nuestro protagonista con su doblaje ni locos.

Volviendo al Nakama Power, no solo manejaremos a Ichi. Aunque si es el único “personaje jugable” en el mapeado, a lo largo de la historia se nos irán uniendo distintos personajes a nuestro equipo, que serán igual de importantes que nuestro carismático miembro de la yakuza, y que nos prestarán su ayuda en combate. En cuanto a quienes, os dejamos que lo descubráis por vosotros mismos, pero si os podemos decir que tendremos que gestionarlos en los enfrentamientos por turnos, asignándoles un trabajo que nos agrade para ellos entre los muchos disponibles (Héroe, vagabundo, chef…) y subiéndolos de nivel para que aprendan nuevas habilidades.

Por supuesto, cuanto más alto el vínculo de relación entre ellos y mejor dominen su trabajo, mejores ataques tendrán. Todo ello con una enorme dosis de humor, pues todos los trabajos llevan implícitas ciertas herramientas, que los personajes no dudarán en usar de la forma más estrambótica posible. Si os decimos que se puede atacar con una barra de Pole Dance o con un fajo de billetes, ¿cómo os quedáis?

Y no solo eso, tendremos una variada sección de “mercenarios”, personajes que estarán dispuestos a ayudarnos tras completar sus historias secundarias, pero que no formarán parte de nuestro grupo. Los llamaremos a través del teléfono móvil, previo pago por supuesto, para que vengan a sacarnos las castañas del fuego,  y os aseguramos que no tienen desperdicio. Vienen a ser el equivalente a las invocaciones de sagas del estilo Final Fantasy.

Llegados a este punto, sobra decir que recomendamos hacer todas las misiones secundarias, que en nuestra opinión, son estupendas. Todas las tramas resultan muy atrayentes y enriquecen el universo general, además de proporcionarnos diversas recompensas, que pueden traducirse en dinero, nuevos mercenarios o nuevos objetos. Algunas de estas misiones irán saltando de forma natural en la historia, y otras tendrán ciertos requisitos, sobre todo relacionados con las estadísticas de Ichi (pasión, confianza, estilo etc). Una vez cumplamos el valor necesario, la misión aparecerá en el mapa.

Si no nos basta con el desarrollo natural, podemos elevar estas estadísticas en un centro de formación profesional, haciendo exámenes con preguntas reales, que nos permitirán subir un poco más nuestros stats. 

Ahora nos gustaría hablar un poquito de la trama de Yakuza Like a Dragon. Es posible que, una vez superéis los primeros compases del juego, sintáis que la narrativa principal se desliga un poco de lo que nos veían contando, y que queda relegada a un segundo plano. Nada más lejos de la realidad, con el paso de las horas veréis que todo está conectado, y que todo tiene su razón de ser. Nos os desaniméis ni penséis que es un error de contexto, porque lo iréis entendiendo poco a poco.

Todo esto desemboca en uno de los mejores finales que hemos jugado en los últimos años, que precisamente es un buen final porque todo se ha ido cocinando a fuego lento; hemos ido viendo las distintas caras de varios personajes y hemos entendido cómo han tenido que sobrevivir en un ambiente tan hostil como es la yakuza. Veremos traiciones, golpes bajos, amistades rotas y lealtades quebradas, pero hay que seguir adelante.

También hay algo muy importante que debemos mencionar, una vez llegamos al episodio 12 (tranquilos que no hay spoiler), la cosa se pone seria. Hay una potente subida de nivel en los enemigos, y es probable que no estemos a la altura.

Los amantes de los RPG de antaño saben que esto es perfectamente normal, pero hemos leído en varias críticas que a los jugadores no les gusta tener que ponerse a subir niveles. Consideramos esto ridículo, pues es algo intrínseco al género desde hace décadas. Es cierto que hay jugadores que prefieren ir a saco con la historia principal y listo, pero si es el caso, este no es su juego en absoluto.

En títulos de estas características siempre hay un punto en la historia donde pega un subidón de nivel, y tendremos que hacerle frente. Si no llevamos al día las secundarias y todo lo que se nos ha ido desbloqueando poco a poco, nos estamparemos, teniendo que dedicarle varias horas a subir los niveles que necesitamos.

Si por el contrario hemos ido completando todas las secundarias y las mazmorras, (si, hay mazmorras/alcantarillas), solo tendremos que echarle un par de horas para ir más o menos cómodos y mejorar el equipo, porque al fin y al cabo nos vamos a enfrentar a un boss legendario, no a un mindundi cualquiera. Además, ponen a nuestra disposición un lugar específico para subir de nivel, así que… ¿Qué más se puede pedir?

Si habéis jugado a las sagas clásicas de Final Fantasy o Dragon Quest sabréis lo que es echar horas y horas de farmeo y subidas de nivel, así que creemos que no hay que hacer tanto drama como están haciendo los jugadores en redes solo por tener que dedicarle 1 o 2 horas.

Además, justo por esta parte de la historia, se nos pedirá un desembolso económico bastante importante (en dinero del juego, obviamente, no micropagos), lo que nos lleva a lo siguiente: La gestión del negocio.

En Yakuza Like a Dragon existe un “minijuego”, que lo ponemos entre comillas porque de mini no tiene nada, donde nuestro papel será gestionar un pequeño negocio de la ciudad, llevándolo desde lo más bajo a lo más alto de la pirámide de accionistas. Tendremos que comprar y vender distintos locales, reclutar personal, asignarlos de forma óptima a cada trabajo… Y por supuesto, defender todas nuestras decisiones frente a la junta de accionistas, que será cada vez más exigente.

Si empezamos con este minijuego cuando lo ponen a nuestra disposición y lo alternamos poco a poco con la trama principal y las secundarias, llegado el momento no tendremos problemas económicos, pues parte de las recompensas que consigamos para el negocio repercutirán en nuestros bolsillos, siendo la principal fuente de ingresos del juego. Si por el contrario ignoráis este apartado, os las veréis y os las desearéis para conseguir dinero.

Así que, como podéis ver, lo que nos ofrece Yakuza Like a Dragon es un “todo”, un conjunto que tendremos que llevar de manera uniforme. El hecho de que esté separado en distintas “secciones” y se vaya desbloqueando poco a poco es solo para no agobiar al jugador, pero todo tiene la misma importancia. Si no sois completistas, quizás no es necesario que hagáis todo lo que tenga que ver con Part Time Hero, las recreativas o el Dragon Kart, pero de resto, todo tiene su aquel.

¡Por cierto, casi se nos olvida! Cuando vayamos caminando por la ciudad, nos saldrán al encuentro grupos de enemigos con los que tendremos que combatir. En las primeras batallas nos extrañó mucho ver modelados repetidos, pero como todo en este título, tiene una explicación: Resulta que otra de nuestras misiones es completar la “Sujidex”, una clara parodia de Pokémon que recopilará en un glosario cada matón con el que nos topemos, encontrando verdaderas joyitas que nos arrancarán más de una carcajada, pues representan los más variados estereotipos de los bajos fondos de Japón, además de varias frikadas. Es por ello que los modelados están repetidos, por si aun no lo habéis añadido a vuestra sujidex, del mismo modo que uno encuentra cientos de Caterpies y Zubat a lo largo del mapa. Además, cada uno tiene su propia ubicación dentro de las calles, del mismo modo que sucede en la popular saga de Game Freak. ¿Veis como decimos que es una carta de amor a los JPRG? ¡Si hasta hay que hacerse con todos!

Así que, sin duda, la mayor virtud de Yakuza Like a Dragon es lograr una trama tan dura, seria y madura en la historia principal, para luego en las secundarias lanzarnos unas japonesadas tremendas, y que todo siga quedando genial como conjunto. Podríamos estar horas y horas desgranando cada aspecto de este maravilloso juego, pero como suele suceder, lo más divertido es ir descubriendo todo lo que se nos va poniendo por delante. Nosotros solo os hemos dado los cimientos, ahora os toca recorrer el camino del héroe. ¡Mucha suerte!

Si os ha gustado esta reseña, os invitamos a nuestra comunidad de Facebook Déjensever | Un rinconcito friki para las tardes de sofá. También podéis seguirnos en nuestra fanpage Déjensever. 

Tal vez te interese...