Home Reseñas [Reseña] What Remains of Edith Finch

[Reseña] What Remains of Edith Finch

by DéjenseVer
Tiempo de lectura: 5 minutos

Sinopsis & Ficha Técnica

Emprende un viaje emocional a través de las agridulces vivencias de dos personas, donde los recuerdos cobran vida y el tiempo se doblega a tu voluntad. Piérdete en momentos de felicidad y supera todas las dificultades mientras revives la historia de tu vida. Una historia de alegría y tristeza. Una historia simple.

  • Año: 2017
  • Género: Walking Simulator
  • Jugadores: 1
  • Desarrollo: Giant Sparrow
  • Idioma: Español
  • Online: No
  • Plataformas: PS4, Xbox One, Nintendo Switch y PC
  • Jugado en: PC

Tráiler

Reseña

What Remains of Edith Finch es de esos juegos que te llegan al corazón, de esos que desearías olvidar para volver a disfrutarlos como la primera vez, en los que tras cada puerta encuentras una nueva genialidad. Consideramos seriamente si hacer esta reseña o no, porque lo mejor del juego es experimentarlo sabiendo lo menos posible de él, para poder sorprendernos a cada instante. Así que no vamos a contar nada sobre la trama ni sobre hechos concretos, todo serán impresiones generales, para animaros a jugar a este bello título, porque merece muchísimo la pena. Si sois de los que disfrutan de historias cortas con una carga narrativa potente, es un imprescindible.

Es una alternativa muy fácil de jugar entre otros juegos más largos o pesados, debido a su corta duración y lo emotivo de su trama. Se trata de un walking simulator con un cometido muy específico: Contarnos la historia de la desgraciada familia Finch. Comenzaremos nuestras andaduras en los alrededores de la vivienda, con un diario que esboza nuestro maldito y envenenado árbol genealógico, lleno de fechas de muertes prematuras, a poco que echemos cálculos. ¿A qué rostros corresponden esos nombres? ¿Podremos atisbar su pasado, sus auténticas vivencias? ¿Cómo murieron? Una casa con tantas generaciones a sus espaldas, sin duda tiene mucho que contar.

Ni La Madriguera, la destartalada casa donde vive la familia Weasley de la saga Harry Potter es tan polivalente como ésta. Es cierto que aquí los platos no se friegan solos, no hay una butaca tejiendo una bufanda de punto y el reloj no indica donde se encuentra cada miembro de la familia, pero la mansión de los Finch es especial. Muy especial. Ya en los primeros compases descubriréis por qué. Ni los Baudelaire, protagonistas de Una serie de Catastróficas desdichas sufren tantas calamidades. 

Antes que nada, hacer mención al apabullante apartado artístico, cada estancia está llena de detalles, y cuando decimos llena, queremos decir a rebosar. Todo está cuidado con un mimo exquisito, podemos pasarnos horas contemplando todas y cada una de las pinceladas que conforman el lienzo del salón, la cocina, o alguna estancia de la planta superior, porque todo refuerza la narrativa, todo está ahí para enriquecer nuestra experiencia. ¡Y qué barbaridad de libros! La casa está atestada de ellos, no cabe ni uno más. En el suelo, en las estanterías más extrañas, en los peldaños, cualquier rincón hacia donde dirijáis la vista estará lleno de volúmenes, todos con sus títulos y sus diferentes lomos. Solo eso a nivel técnico y artístico ya merece un reconocimiento.

Jeff Ruso está al frente del apartado sonoro, conocido por sus trabajos en The Night Of o Fargo, y sin duda vuelve a regalarlos un producto de inigualable calidad, que complementa a la perfección lo que acontece ante nuestros ojos.

En cuanto a las mecánicas, sobresalientes en su originalidad y en su sencillez. No podemos hacer mención a su uso porque se consideraría spoiler, pero si os diremos que cada “parte” de la historia tiene unas mecánicas propias, adaptadas a la situación, y están implementadas de una forma de lo más inteligente, como si jugáramos pequeños cuentos dentro de la trama principal, todo se va hilando poco a poco, dándonos cada vez más información sobre nuestros antepasados.

Es cierto que se trata de un planteamiento lineal, pero muy necesario para el correcto desarrollo de la trama. En algunos puntos podremos tomar decisiones sencillas, como explorar primero la zona derecha o la izquierda, y poco va a cambiar, porque en realidad terminaremos llegando al mismo punto, a la siguiente historia. Además, el diseño arquitectónico de la casa es tan extravagante que agradeceremos esa linealidad, pues nos permitirá disfrutar de los escenarios, sabiendo que nos llevarán de una estancia a otra en el orden correcto.

Otro de los aspectos a destacar es cómo nos cuentan las cosas a nivel gráfico. Nada de aburridos subtítulos blancos en la parte inferior de la pantalla, no. La tipografía es un personaje más, se integra con el entorno según lo que nos quieran contar, adhiriéndose a las paredes, a los espejos o a los muebles, o volando en la inmensidad del cielo azul. Parece un recurso sin importancia, pero la “personalidad” que le otorga al título es una pasada.

Algo que nos ha encantado de What Remains of Edith Finch es lo bien que acepta la esencia y la imperfección del ser humano. Nos explicamos: Como especie, se nos define como psicológicamente complejos, existiendo aun aspectos que todavía desconocemos o no llegamos a entender con claridad. Manejamos en todo momento infinidad de sentimientos y de emociones, tanto a nivel externo como interno, y debemos convivir con ellas día a día, al igual que debemos convivir con nuestros familiares. Alegría, tristeza o miedo pueden ser las más evidentes, pero aquí nos dejan entrever emociones tan complejas como el hastío, el vacío existencial, la imaginación desbordada, el ansia de aventuras, el regocijo ante algo que creamos con nuestras propias manos, y sobre todo, cómo nos relacionamos con la muerte. Los chicos de Giant Sparrow cogen todo eso y lo meten en la coctelera, creando un torrente emocional para el jugador que seguro os hará llorar y reír a partes iguales, mientras contempláis la pantalla maravillados. Una auténtica preciosidad.

Por lo general, estas experiencias narrativas siempre intentan dejarnos una moraleja, colarse por un resquicio en nuestra memoria y, aunque no seamos conscientes, permanecerán ahí, rondándonos durante días. Este sentimiento no desaparecerá hasta que pongamos nuestra cabeza en orden y nos demos cuenta de que un trocito de su alma ha logrado introducirse para siempre en nosotros.

Este juego nos enseña – o nos recuerda – que la vida puede ser muy corta, y que la muerte puede tocar a la puerta cuando menos lo esperas. Pero, aun así, de cada vivencia, ya sea pequeña o larga, se pueden sacar unos relatos inolvidables. Es imposible escapar de esta verdad, y solo podremos luchar contra la muerte plantándole cara y siguiendo adelante. De nada sirve evadirnos y encerrarnos en nosotros mismos, porque eso no es VIVIR.

Spoiler

Pero, aunque todo tenga un final ¿Qué ocurre cuando traes una nueva vida a este mundo? Que vuelve a haber un principio. Una nueva personita que llevará consigo todas y cada una de las historias que vivieron tras él. Esta es la huella que quedará grabada a fuego en el hijo de Edith Finch, y es la misma huella que What Remains of Edith Finch ha decidido dejarnos a nosotros.

[plegar]

Si os ha gustado esta reseña, os invitamos a nuestra comunidad de Facebook Déjensever | Un rinconcito friki para las tardes de sofá. También podéis seguirnos en nuestra fanpage Déjensever. 

Tal vez te interese...