Thronebreaker: The Witcher Tales (2018) | DéjenseVer

Thronebreaker: The Witcher Tales (2018)

Videojuego, Card Battle | + 30 horas
Valoración:
8.8
8.8

Ficha Técnica

  • Desarrolladora CD Projekt Red
  • Jugado en PC
  • Nº Jugadores 1 + funciones para Gwent Online
  • Textos Español
  • Voces Español
  • Online Sí (Gwent)
  • Fecha Reseña 04 Enero 2019

¿De qué va?

De los creadores de The Witcher 3: Wild Hunt llega una nueva historia ambientada en el universo brutal y retorcido del brujo Geralt de Rivia. El mundo se encuentra en el borde del caos, no dejan de crecer las tensiones entre el imperio nilfgaardiano, sediento de poder, y los orgullosos Reinos del Norte. Meve, la reina curtida en mil batallas de Lyria y Rivia, ante la inminente invasión, se ve obligada una vez más a iniciar una campaña bélica y partir en una siniestra travesía de destrucción y venganza.

Reseña

¿Queréis saber cómo recibió su apelativo Geralt “de Rivia”? ¿Queréis conocer más acerca de la historia del Nilfgaard, los Scoia’Tael, los enanos de Mahakam y los Reinos del Norte? ¿Echasteis unas cuantas partidas de Gwent en alguna taberna? ¿Os van los juegos con un extenso lore? Si la respuesta es si, Thronebreaker es un título imprescindible.

Como siempre, los chicos de CD Projekt Red sorprenden con un juego cuidado al detalle, realizado con muchísimo mimo, que destila la esencia de The Witcher por los cuatro costados. Si tenemos que ser sinceros, adquirimos este juego el 23 de octubre, el día de salida, y no ha sido hasta hace unos días cuando hemos visto los títulos de crédito. Nos ha durado, pero hemos disfrutado cada una de las batallas.

Más de 35 horas de juego por menos de 20 euros, un auténtico chollazo, en el que manejaremos a la Reina Meve, que ha sido destronada y planea recuperar sus tierras en cruentas batallas de cartas contra los nilfgaardianos. Una historia original ambientada antes del primer juego de la saga, a lo largo de la cual atravesaremos cinco extensas regiones: Aedirm, Mahakam, Angren, Rivia y Aldersberg, cada una de ellas con su propio sello, que demuestran un trabajo de diseño exquisito.

No es solo que cada región sea única, es que cada carta cuenta con su propia ilustración, en muchos casos animada, con un estilo más realista que el toque cartoon que predomina en la vista aérea del mapa. Una fusión sin duda atrayente, y que funciona a las mil maravillas. Podemos perder horas solo admirando el apartado artístico de Thronebreaker.

Por supuesto, esta inmersión no sería posible sin una banda sonora digna de las mejores cortes. Es cierto que no contaremos con la mítica melodía rebelde, de taberna, que escuchábamos en las partidas con Geralt, pero no quita que sea una auténtica delicia para los sentidos. A pesar de que sabemos que los chicos de CD Project Red nunca decepcionan, no podéis imaginarnos la tremenda sorpresa que nos llevamos con el conjunto del título. ¡No salimos de nuestro asombro!

Pero lo mejor, lo que le pone la guinda al pastel, es el doblaje. Bravo, bravo por el magnífico trabajo de todo el equipo, en especial la figura del narrador. Qué barbaridad, qué manera de meternos en la historia. Incluso cada carta tiene su coletilla, realmente los sentiremos como auténticos personajes cuando los lancemos desde nuestra mano y exclamen “¡El peto me roza!”, “Tenía que haberle hecho caso a la parienta”, “La guerra no es para alguien como yo” o “Será corto, y doloroso”. No podían haber estado más acertados. ¡Y es que el juego llega doblado y traducido a 11 idiomas! 

El control es muy sencillo e intuitivo: Manejaremos a Meve a través del mapeado, recogiendo recursos como madera y oro por el camino, y con suerte, reclutando algunos soldados para que se unan a nuestras filas. También tendremos que mediar en conflictos locales y pelear contra todo tipo de criaturas, muchas de las cuales nos resultarán familiares si hemos jugado o leído la saga The Witcher. Por cierto, existen varios personajes que funcionan como nexo (si… ¡Geralt hace su cameo!) y que nos permitirán enriquecer nuestros conocimientos sobre este universo.

Eso si, preparaos para leer. Thronebreaker es un título con mucho, mucho texto. Todas las líneas de diálogo del narrador, las conversaciones de Meve, todas las cartas con sus habilidades, la puesta en escena de cada batalla, muchísimas notas y misivas que os encontraréis desperdigadas por el mapa… Pero os aseguramos que merece la pena poner atención a cada letra, el trabajo de ambientación es brutal. La historia que nos presentan es interesante, épica, visceral. Está llena de intrigas, traiciones y un amplísimo abanico de personajes secundarios, cada uno con su propia historia personal. Si os tomáis vuestro tiempo para interiorizar todo esto, habréis disfrutado del juego como se merece. Si sois de los de darle al ratón para pasar rápido e ir al meollo, no os recomendamos que os embarquéis en esta aventura. 

Con respecto a la versión de Gwent que encontramos en The Witcher 3, podemos decir que prácticamente tendréis que volver a aprender a jugar, pues la mayoría de cartas son diferentes, con habilidades totalmente distintas a las de los 5 mazos que manejábamos con Geralt. Si habéis llegado hasta aquí sin saber lo que es el Gwent, os lo explicamos enseguida: En esencia, es un juego de cartas bastante sencillo, en el que hay que terminar 2 de 3 rondas con la puntuación más alta que el oponente. Cada carta posee una puntuación y tiene ciertas habilidades, que irán sumando y restando puntos al contador total. Además, tendremos cartas especiales de abalorios, trofeos, y Meve tendrá varias habilidades de Líder. En nuestra opinión, a Thronebreaker le faltó profundizar un poquito más en el tutorial, ya que nos costó un par de batallas cogerle el tranquillo. Una vez superado esto, cada batalla será diferente. Cuesta creer que un juego con tantísimas partidas de cartas no sea repetitivo, pero creednos cuando os decimos que está todo tan bien hilado, que deseas esa “mano perfecta” para hacer polvo a tu oponente.

Pero no siempre tendremos que enfrentarnos al mismo estilo de combate, y este es otro de los puntos fuertes de Thronebreaker: The Witcher Tales. La mayor parte de las batallas son “cortas”, es decir, solo duran una ronda en la que tendremos que darlo todo. Esto aligera muchísimo la duración total del título, y nos permite experimentar con miles de combinaciones en nuestro mazo. También tendremos mazos predefinidos en algunos enfrentamientos y batallas estándar de 3 rondas, normalmente contra el mazo de Monstruos, o para resolver alguna trifulca de los aldeanos. Y esto no es todo, también tendremos partidas en forma de puzzle, con una mano de cartas más reducido y un número de soluciones limitado; para conseguir ganar tendremos que cumplir ciertas condiciones. En este modo también han implementado algunas como el conocido juego de las parejas, que amenizan muchísimo la experiencia.

Por tanto, la mecánica del juego es muy parecida a la del Gwent, con algunas diferencias. La versión que Thronebreaker utiliza es Homecoming, el formato base de la versión online. Es más, a lo largo de la travesía con Meve, podemos recoger cartas e insignias para usarlas en nuestro perfil de Gwent.

Por otro lado, vuestras decisiones serán muy importantes, pues supondrán que unos u otros personajes vayan uniéndose a vuestras filas o abandonando el barco. No será fácil contentar al ejército y al pueblo al mismo tiempo, muchas veces tendréis que escoger un mal por encima de otro. En nuestra opinión, han trasladado de manera sobresaliente este tipo de dilemas, donde ambas versiones tienen parte de razón, pero donde una reina debe actuar como tal, sin dejarse influenciar por lo que le dicte su corazón. O si, todo dependerá de vuestro estilo de juego. Pero cuanto más benévolos seáis… menos contento estará vuestro ejército, hambriento de víctimas nilfgaardianas.

El campamento base será el centro de operaciones. Desde allí podréis construir el mazo en la tienda de mando, mejorar distintos atributos, cartas y elementos en el taller, hablar con los personajes clave en el comedor y practicar en el campo de entrenamiento. Todo ello representado de una forma, en nuestra opinión, súper acertada, pues de fondo siempre nos acompañará la atmósfera que rodee a ese mapeado en concreto. Si estamos recorriendo Mahakam, nuestro campamento estará nevado, mientras que, si estamos metidos hasta las rodillas en las ciénagas de Angern, nuestras tiendas parecerán sucias y a punto de hundirse en los pantanos.

Ahora bien, no queremos terminar esta reseña sin antes daros un par de consejos: Al principio el dinero y la madera escasean, asi que aseguraos de recoger cada montón de recursos que veáis a vuestro alcance, merece la pena mandar exploradores para que revelen nuevos puntos de interés en el mapa.

Thronebreaker trabaja con autoguardados apenas avancéis, así que cada decisión que toméis es crucial, es muy poco probable que podáis cargar una partida anterior si no os gustan las consecuencias de vuestras acciones, o si habéis perdido algún aliado importante. En nuestro caso perdimos muy buenos reclutas por tomar las “decisiones equivocadas”, aunque conseguimos derrotar a Nilfgaard y lograr uno de los finales “buenos” de entre los más de 20 que ofrece el título.

Y por último, Thronebreaker no es un título rejugable. Una vez terminéis la campaña, no podréis volver sobre vuestros pasos para recoger todo lo que hayáis dejado atrás, así que aseguraos de que tenéis todo completo antes de pasar de una zona a la siguiente, sobre todo si os interesa terminar el título al 100% y conseguir todos los logros.

Conclusión

Thronebreaker: The Witcher Tales es el spin-off perfecto. Una combinación espectacular entre narrativa, jugabilidad y auténtico arte. Si ya sois fans del universo de Witcher, ya sea a través de las novelas o de los videojuegos de CD Project, es un imprescindible. Si por el contrario, no conocéis la saga, es el título perfecto para comenzar. Aunque pueda parecer un juego menor, la extensión de sus mapas y la complejidad de su lore lo convierten en una entrega a la altura de las mejores aventuras de Geralt, en esta ocasión a través de las cartas. ¡Viva la reina Meve!

Si os quedáis con ganas, os recomendamos visitar su web oficial

Thronebreaker: The Witcher Tales

8.8

Jugabilidad

8.5/10

Gráficos / Diseño Artístico

9.5/10

Sonido

9.5/10

Innovación

8.0/10

Duración

8.5/10

Puntos positivos

  • El arte de las cartas es una maravilla
  • La figura del narrador consigue que el conjunto se realce muchísimo
  • Batallas variadas, con distintas estrategias a implementar
  • Lore muy extenso y detallado
  • Doblaje magnífico, de todos y cada uno de los personajes

Puntos negativos

  • Si para vosotros no prima la narrativa, puede parecer que tiene demasiado texto
  • Algunas batallas pueden resultar repetitivas
  • No tener la posibilidad de volver a los mapas para recoger los coleccionables si hemos guardado todo en la misma ranura

Tal vez te interesen...

x
Scroll Up