Peaky Blinders (2013) | DéjenseVer | Tu web de reseñas, al golpito

Peaky Blinders (2013)

Serie, Crimen | 4 Temporadas - 24 Episodios - 60 Min | En Emisión
Valoración:
9
9

Ficha Técnica

  • Dirección Steven Knight, Colm McCarthy, Tim Mielants, Otto Bathurst, Tom Harper, David Caffrey
  • Reparto Cillian Murphy, Sam Neill, Paul Anderson, Helen McCrory, Joe Cole, Sophie Rundle, Eric Campbell, Ned Dennehy, Annabelle Wallis, Tony Pitts, Ian Peck, Adrien Brody, Jeffrey Postlethwaite, Matthew Postlethwaite, Iddo Goldberg...
  • Productora BBC - Caryn Mandabach Productions
  • Género Crimen, Drama, Mafia
  • País Reino Unido
  • Idioma Castellano
  • Fecha Reseña 13 Julio 2018

¿De qué va?

Una familia de gánsters asentada en Birmingham tras la Primera Guerra Mundial, dirige un local de apuestas hípicas. Las actividades del ambicioso jefe de la banda llaman la atención del Inspector jefe Chester Campbell, un detective de la Real Policía Irlandesa enviado desde Belfast para limpiar la ciudad y acabar con la banda.

Reseña

¡Qué maravilla, qué maravilla! No sabemos cómo diablos dejamos pasar tanto tiempo antes de ver esta obra maestra. Peaky Blinders es una de las series mejor valoradas en la red, y no es para menos. Cualquier seriéfilo que se precie debe verla, al menos una vez. Y si puede ser dos, una en español y otra en versión original, mejor. Por cierto… ¿Sabéis que los putos Peaky Blinders existieron de verdad? Podéis ver más info aquí.

Es muy probable que, si habéis visto Sons of Anarchy, como es nuestro caso, establezcáis comparaciones. Y es natural, la premisa de ambas series es muy similar. Las mafias, la figura de la matriarca, la importancia de la familia, los lazos de sangre, las guerras de bandas, el contrabando, la presencia casi continua de drogas, tabaco y alcohol… se parecen mucho, pero a la vez son totalmente diferentes. Destilan un aura distinta, un color característico. SOA es metal pulido, cuero negro, rugido de Harleys y guantes cuarteados. Peaky es ocre, elegante, afilada y con olor a caballos, pero con un regusto a soldadura y fábricas. Creemos que os gustará una más que otra dependiendo de cuál hayáis visto primero, sencillamente. Para nosotros, ambas ocupan puestos de honor en nuestro TOP.

SOA ya es una serie con final cerrado (por cierto, en nuestra opinión uno de los mejores finales de serie que hemos visto). Sin embargo, Peaky Blinders aún tiene mucho que contar, y puede convertirse en algo todavía más extraordinario, o por el contrario caer en la monotonía y naufragar en su arco final. ¿Quién sabe? Por el momento ya ha roto con el estereotipo de comenzar con una primera temporada impecable en la que gana seguidores para irse deshinchando poco a poco, como ha ocurrido con otras grandes series. Han conseguido reinventarse y mejorar, presentándonos tramas cada vez más impactantes, oscuras y elaboradas.

Quizá algo que la representa y diferencia son los saltos temporales que hay entre temporadas. Parece que nos dejan respirar, que buena falta nos hace después de lo movidito de los capítulos; logran que hagamos borrón y cuenta nueva y nos preparemos para lo siguiente que nos tienen montado. Además, consiguen unos finales de esos que dejan una gran pregunta en el aire, y nos morimos por saber qué pasará al respecto. La única que han dejado más cerrada es la cuarta, con un último episodio muy satisfactorio.

En cuestión de vestuarios, ambientación y maquillaje… es intachable, perfecta. Solo hemos sido capaces de ver un pequeño fallito en uno de los últimos capítulos de la cuarta temporada, pero nada destacable. Está realizada con mucho mimo, con una fotografía espectacular que nos transportará en cada episodio al Birmingham más sucio y polvoriento o a la vivienda colonial más exquisita. Calidad de cine en pantalla pequeña.

Es que es todo, lectores, no podemos dejar de alabar toda la factura de esta gran serie. Hasta los créditos de Peaky Blinders son una pasada, siempre los vemos completos para disfrutar de ‘Red Right Hand’ de Nick Cave, el tema principal. Hablando de eso, la banda sonora supone un evidente contraste, pues se han elegido canciones contemporáneas para acompañar las peripecias de nuestra banda, y le queda como anillo al dedo, una decisión arriesgada que ha resultado ser brillante.

Nos presentaran a un completísimo abanico de personajes, a cuál más profundo, atractivo y plagado de matices. No podríamos quedarnos solo con uno, porque todos tienen su momento de gloria, y unos caracteres tan marcados y definidos que brillan con luz propia. Destacamos por supuesto a Thomas Shelby, interpretado por un inspiradísimo Cillian Murphy, que arrasa con todo a su alrededor en cada toma. ¡El auténtico príncipe de los gángsters!

Nuestro segundo favorito es Arthur, mayor que Tom pero con menos madera de líder. Impulsivo y primario, cuando se le cruza el cable es un espectáculo. Polly, al igual que Gema en SOA, tiene tanto afán por proteger a sus polluelos que a veces la lía bien gorda, causando situaciones de lo más violentas. (Hace poco nos dimos cuenta de que interpreta a Narcisa Malfoy en Harry Potter). Otro personaje que nos encanta es Alfie Solomons, con un inesperado Tom Hardy detrás de esa barba judía, líder de una pandilla y peculiar donde los haya.

También contamos con la inestimable presencia de Adrien Brody, un estupendo mafioso italiano, y de Aidan Gillen (Meñique en GOT), que mantiene su rol de traicionero, pero con unas pintas menos refinadas, haciendo honor a su origen gitano.

Nos ponen en situación a finales de la I Guerra Mundial, cuando los tres hermanos Shelby regresan a casa tras haber servido en Francia, pero desde luego no vuelven indemnes. Grandes carencias psicológicas e insondables traumas pueblan ahora su mente, pronto se darán cuenta de que han cambiado para siempre, aunque han vuelto para dedicarse a lo que mejor saben hacer: ganarse la vida con apuestas clandestinas y negocios turbios en el barrio obrero de Small Heath.

Paralelamente, comenzarán a desarrollarse intrigas políticas de lo más interesantes, en las que las afiladas boinas de los Blinders siempre encuentran algo que rajar, dando paso a los movimientos independentistas irlandeses y al comunismo tras la Revolución Rusa. Como veis, solo por su contenido histórico merece la pena verla, porque, aunque seguro que se tomarán licencias, creemos que se mantiene bastante fiel a la época en la que se ambienta.

Durante el transcurso de su primer arco nos dio la impresión de que todo su guion era buenísimo, de vez en cuando soltaban unas frases dignas de sentarnos a ver cada episodio con papel y bolígrafo en mano (Lamentamos no haberlo hecho, de verdad). Muchas de ellas salían de boca de un personaje que no duró demasiado, así que ese aspecto se apagó un poco en algunos capítulos, aunque consiguieron mantener el nivel el resto de la serie, sin decaer en ningún momento.

Por otro lado, el tema de la etnia gitana romaní nos resulta muy interesante. Quizá nos falta un poquito más de información, pero más por desconocimiento nuestro que por otra cosa; teniendo en cuenta de que la serie es británica, su público principal se sentiría sobreinformado, ya que forma parte de la historia reciente de su país. Se nota que el trabajo de documentación ha sido exhaustivo y profundo, porque lo vemos plasmado en los más ínfimos detalles, pasando desapercibido, tal y como como debe ser.

Se nos hace corto este espacio para seguir hablando de los Peaky fuckin’ Blinders, y es que la serie goza de tantas conceptualizaciones, trabaja tantas caras de la misma moneda que resulta imposible nombraros todas sus virtudes. En definitiva, seremos testigos de una vorágine de destrucción, un pozo del que nadie parece saber – o querer – salir. Veremos las personalidades más mugrientas de los distintos estratos sociales, condenándose a vivir en un permanente estado de ebriedad para poder escapar de su realidad, mientras los pubs pasan de dueño en dueño y las prostitutas de mano en mano.  Tommy, Arthur, John, Polly y Michael representan los mejores y los peores valores de la esencia humana; los odiaremos y los querremos a partes iguales, porque los entenderemos tanto que seremos incapaces de juzgarlos.

Conclusión

Tenéis que verla, y punto. Y cuando os dé la gana, levantaos del sillón y gritad: ¡Somos los putos Peaky Blinders! Dadle la mano al diablo, y pasad de largo. Bebed whisky, fumad, y apostad siempre, siempre, por el Secreto de Grace.

Peaky Blinders

Peaky Blinders
9

Dirección

9.0 /10

Guión

9.0 /10

Reparto

9.0 /10

Banda Sonora

9.0 /10

Duración

9.0 /10

Puntos positivos

  • Reparto sobresaliente e interpretaciones memorables
  • Banda sonora que contrasta muchísimo con el contexto, creando una ambientación única
  • Amplio y completo abanico de personalidades
  • Históricamente interesante

Puntos negativos

  • Los saltos temporales entre temporadas, aunque agilizan la trama, descolocan un poco hasta que volvemos a aclimatarnos
DéjenseVer

¡Hola! Somos Aridane y Eva, una pareja con muchas aficiones en común ¡Y queremos compartirlas contigo! Nos dedicamos al diseño gráfico y web, hemos creado este rinconcito para dar rienda suelta a nuestras opiniones y recomendaciones.

Reviews ( 0 )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tal vez te interesen...

x
Scroll Up