Hellblade: Senua ’s Sacrifice (2017) | DéjenseVer | Tu web de reseñas

Hellblade: Senua’s Sacrifice (2017)

Videojuego, Acción, Aventura | 7 - 10 Horas
Valoración:
8.3
8.3

Ficha Técnica

  • Desarrolladora Ninja Theory
  • Jugado en PS4 / PC
  • Nº Jugadores 1
  • Textos Español
  • Voces Inglés
  • Online No

¿De qué va?

Hellblade: Senua’s Sacrifice es un viaje brutal, en el que acompañaremos a Senua, una guerrera celta que sufre graves trastornos mentales, a través de las profundidades del inframundo nórdico con el fin de redimirse de su propia maldición.

Reseña

Ninja Theory nos ha dejado juegos de notable presupuesto, como “Heavenly Sword”, “Enslaved: Oddysey to the West” y “DmC: Devil May Cry” (Si cogemos a los personajes de los dos primeros, Nariko y Monkey, y los fusionamos, encontramos una grata similitud con el concepto de Senua). Ahora se han atrevido con lo que se conoce un “Triple A independiente”, completamente autofinanciado, pero realizado por un equipo de 15-20 personas.

Es un proyecto con un trabajo de investigación impresionante detrás, han colaborado con neurocientíficos y pacientes que sufren psicosis, para lograr implementarla de la mejor manera posible en la experiencia de juego. Podremos ver más acerca de esto en el reportaje que se adjunta con el título, y que aparece en la pantalla de menú principal, pero recomendamos verlo una vez finalizada la historia.

Las capturas corporales y los movimientos faciales están protagonizados por Melina Juergens, la editora de vídeo de la compañía, que empezó “para probar”, y terminó convirtiéndose totalmente en Senua, con una actuación brillante en todo momento.

Hellblade: Senua’s Sacrifice no es un juego para disfrutar. Es un juego para aprender, para experimentar la psicosis, para sumergirnos de lleno en la mente de alguien cuya realidad está trastocada, y sufrir con ella. Habitaremos, durante unas cuantas horas en la piel de Senua, una guerrera celta que vuelve de su exilio y no hallará más que caos y destrucción a su alrededor.

Encontramos que Dillion, su amante, la única persona que ha comprendido y aceptado su delirio, ha muerto durante la invasión vikinga. Esta terrible pérdida acrecienta aún más el trastorno de Senua, y con el objetivo de rescatar su alma del inframundo, comenzaremos junto a ella un viaje de salvación y redención.

Nos ofrece de forma magistral una visión muy inmersiva y subjetiva de enfermedades como la psicosis, la esquizofrenia y la depresión, pues toda la experiencia está diseñada para hacernos comprender, o por lo menos atisbar, qué puede llegar a sentir una persona que sufre este tipo de padecimientos.

Tiene muchísimos de los aspectos por los que normalmente se tacha a un juego de negativo, pero reconvertidos para permitirnos “ser”, para permitirnos “sentir”, sin distracciones. Nos explicamos. Es lineal, muy lineal. Tendremos una senda, a veces real, a veces no, y debemos seguirla. No existe ningún tipo de componente rolero, sólo tenemos un arma y nuestra ropa, no podremos mejorar ni modificar nada. No encontraremos ni un solo objeto por el camino que nos sirva de apoyo o ayuda. Sólo seremos nosotros. Nuestra mente y el mando. Y avanzar.

En todo momento nos acompaña un apartado sonoro excelente que utiliza una técnica binaural. Por un lado, las voces que Senua escucha sin cesar, todas esas personalidades que batallan en su mente por tomar el control. Por otro lado, una banda sonora perfecta, que combina el frenesí de los tambores de guerra nórdicos con momentos de locura, aunque también encontraremos bellas melodías que nos conducirán en los momentos de calma. Recomendamos jugar con auriculares 7.1 o 5.1 de buena calidad, la diferencia es brutal.

Los enemigos y los puzles van aumentando en dificultad y complejidad, si bien su esquema es siempre más o menos el mismo. Pero esto no es sino otra de las representaciones de la mente de Senua, pues cada uno sólo puede tener un determinado número fantasías y demonios ¿no?

En cuanto a los combates, son endiabladamente complicados, al más puro estilo Dark Souls. Si jugamos en modo Automático, se va adaptando a nuestro modo de juego, incrementando su dificultad a medida que nosotros mejoramos. Los movimientos y combos posibles no son muchos, pero tendremos que conocer a nuestros enemigos (a nuestros demonios) y aprender a predecir cuándo y cómo nos mostrarán su punto débil. Sentiremos cada estocada, cada patada, cada esquive, en una arena ficticia en la es difícil salir indemne.

Y hablando de eso, Hellblade: Senua’s Sacrifice tiene un sistema de muerte permanente, también llamado permadeath. Nuestra partida terminará de forma irreversible si Senua sufre demasiado daño, y lo sabremos si observamos hasta donde llega la oscuridad de su brazo derecho. Puede que esto sea únicamente para lograr sumergirnos más en la mente de Senua, nosotros hemos muerto varias veces, pero no conocemos donde está el límite, nos ha llegado hasta el hombro. Por si acaso, no tentéis a la suerte, porque la historia tiene un final alucinante.

Conclusión

Sencillamente, un juegazo. No es algo con lo que distraerse o pasar el rato, es una experiencia con la que se sufre, y es probable que terminéis con la cabeza como un bombo y las manos doloridas, pero merece la pena. Acompañar a Senua en su viaje tiene un componente espiritual muy importante, tanto para ella como para nosotros.

Como apunte, un título que presenta un sistema de juego muy similar (lineal, sin armas, sin armaduras, mismo método de combate, pasillero) fue RYSE: Son of Rome, y le llovieron palos precisamente por eso. A nosotros nos encantó, pronto haremos reseña, pero no vemos del todo claro que lo que tachan en un título, lo alaben en otro. Hellblade: Senua’s Sacrifice ha tenido una campaña de marketing abrumadora, y tal vez sea eso lo que ha logrado diferenciarlo, además del aliciente de una historia que versa sobre temas todavía tabú en nuestra sociedad. Ya se ha encargado el estudio de que no suceda lo mismo que con RYSE, aunque lo cierto es que es prácticamente imposible crear un juego con más dedicación e interés de lo que lo ha hecho Ninja Theory con Hellblade.

Hellblade: Senua's Sacrifice

8.3

Jugabilidad

8.0/10

Gráficos / Diseño Artístico

8.5/10

Sonido

10.0/10

Innovación

7.0/10

Duración

8.0/10

Puntos positivos

  • Protagonista carismática
  • Capturas faciales y de movimiento muy buenas
  • Banda sonora impecable
  • Historia interesante, bien llevada
  • Temática tabú perfectamente tratada y documentada

Puntos negativos

  • Linealidad, puzzles y enemigos algo repetitivos
DéjenseVer

¡Hola! Somos Aridane y Eva, una pareja con muchas aficiones en común ¡Y queremos compartirlas contigo! Nos dedicamos al diseño gráfico y web, hemos creado este rinconcito para dar rienda suelta a nuestras opiniones y recomendaciones.

Reviews ( 0 )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

x
Scroll Up