El regreso de Mary Poppins (2018) | DéjenseVer | Reseñas, al golpito

El regreso de Mary Poppins (2018)

Cine, Musical | 130 Min
Valoración:
7.8
7.8

Ficha Técnica

  • Dirección Rob Marshall
  • Reparto Emily Blunt, Lin-Manuel Miranda, Ben Whishaw, Emily Mortimer, Nathanael Saleh, Pixie Davies, Joel Dawson, Julie Walters, Colin Firth, Meryl Streep, David Warner, Dick Van Dyke, Angela Lansbury, Jeremy Swift, Kobna Holdbrook-Smith, Christian Dixon, Craig Stein, Bernardo Santos, Bern Collaco, Ian Conningham
  • Productora Walt Disney Pictures - Lucamar Productions - Marc Platt Productions
  • Género Musical, Fantástico
  • País Estados Unidos
  • Idioma Castellano
  • Fecha Reseña 27 Diciembre 2018

¿De qué va?

El Regreso de Mary Poppins se ambienta 20 años después de lo acontecido en el clásico de 1964. Mary Poppins es la niñera casi perfecta, con unas extraordinarias habilidades mágicas para convertir una tarea rutinaria en una aventura inolvidable y fantástica. Esta secuela, vuelve para ayudar a la siguiente generación de la familia Banks a encontrar la alegría y la magia que faltan en sus vidas después de una trágica pérdida personal. La niñera viene acompañada de su amigo Jack, un optimista farolero que ayuda a llevar la luz -y la vida- a las calles de Londres.

Reseña

¿Buscáis una peli nostálgica, ideal para ver en estos días de fiesta? Disney ha acertado de pleno con la fecha de estreno para “El Regreso de Mary Poppins”, porque, aunque compite con pesos pesados en taquilla, estamos seguros de que muchos buscarán un hueco para disfrutar de esta niñera prácticamente perfecta en todo.

Mary Poppins fue la segunda peli de nuestro triplete del pasado fin de semana, junto a Aquaman y Spiderman: Un nuevo universo. Íbamos con buenas expectativas y salimos bastante contentos de la sala, aunque está claro que es muy, muy difícil (por no decir imposible) igualar o superar la magia de grandes clásicos.

En general nos posicionamos en contra de la sequía de ideas tan presente en la industria del cine de los últimos años, que prácticamente vive de remakes, reboots, segundas partes y adaptaciones literarias o versiones de cuentos infantiles, por lo que podríamos decir que, al igual que muchas otras, esta película es innecesaria. Pero deja de serlo en cuanto nos sentamos y la atmósfera de la calle Cerezo nos envuelve, cuando el Almirante comienza a dar la hora, o desde que vemos los zapatos rojos de Mary Poppins asomar entre las nubes.

Por cierto, un aplauso para el vestuario diseñado por Sandy Powell. Maravilloso. Según nuestro ojo inexperto, vemos que mantiene el corte y el estilo, pero se vuelve más atrevido con los estampados y las combinaciones de colores. ¡Nos encantó!

“Según expresa Powell, algo que dejó claro a Marshall cuando aceptó el proyecto, fue la necesidad de marcar un estilo nostálgico basado en la recreación de la ropa de época, pero realizada toda a mano. Cada prenda fue elaborada con tejidos naturales, para que pudieran ser absorbidos los tintes, como si lienzos para pintar se tratara. Todo ello de acuerdo con los creadores de los escenarios, quienes recreaban cada uno de ellos en torno a esos trajes creados de forma tan artística.”

A nivel de fantasía, tiene dos o tres secuencias que recuerdan muchísimo a la película clásica, donde los dibujos animados en 2D conviven estupendamente con los actores, manteniendo la técnica de antaño, pero permitiéndose ciertas mejoras y retoques para que el efecto final sea mágico. De hecho, nuestra escena favorita de la película es la de “los libros” (aunque hubiéramos agradecido que mantuvieran el peinado de Mary Poppins).

Por el contrario, opinamos que con la escena de “los delfines” que se adelanta en el tráiler se arriesgaron un poco, ya que resulta bastante más extravagante que el resto del metraje, y sucede en un momento muy temprano de la historia, cuando aún no nos ha dado tiempo a aclimatarnos del todo al ambiente de “imaginación al poder”. Por supuesto, esto no quita para que sea una delicia a nivel visual. 

Magnífico el cameo de Dick van Dyke, que nos enamoró en la película del ‘64 con su papel del Bert el deshollinador, y que ahora interpreta al hijo de Mr. Dawes, aquel banquero malhumorado que ingresó los dos peniques de Michael Banks, que curiosamente también estaba interpretado por el mismo actor. Al buscar información para la ficha técnica de esta reseña, descubrimos que tuvo que convencer a Disney con 4.000 dólares para poder tener el doble papel en la cinta junto a Julie Andrews.

Por su parte, Emily Blunt se muestra maravillosa, con unos gestos tan naturales que casi nos hacía sentir que nos estaba riñendo a nosotros. El porte y la elegancia con los que lleva un papel tan querido por el público ha sido todo un espectáculo. El concepto de “no olvidar cómo ser un niño” toma más peso que el propio cometido de “cuidar de ellos”. Tal y como vimos hace un par de meses en Christopher Robin, nos hablan de forma indirecta durante toda la trama de la importancia de “no olvidar”. Michael y Jane Banks en su niñez, realmente necesitaban a la Mary Poppins de Julie Andrews, pero en este caso todo se sucede de forma mucho más indirecta, más sutil.

Opinamos que Jack, el farolero (que interpreta el rol que se le atribuía al deshollinador), es casi el mejor personaje y nos regala una actuación auténtica, pero tiene demasiado peso a nivel interpretativo. Carga incluso con el peso de la primera canción de la cinta, que en nuestra opinión, debería haberse reservado para ella.

En este sentido notamos una ligera diferencia respecto a la película clásica, donde es cierto que nuestro deshollinador favorito también compartía muchísimos planos con Mary, pero era tal la admiración que sentía por la niñera, que dejaba que su personaje se luciera, logrando todo aquello que parecía imposible. Pero tal vez por lo que comentábamos antes, por el papel más “tenue” en lo referente a la vida de la familia Banks, han decidido realzar el rol de Jack. Nos quedamos con ganas de más Mary Poppins, con ganas de un poquito más de azúcar.

En cuanto a las letras de las canciones, sí que notamos una diferencia en el tempo y las rimas, nos gustaría ver la película en versión original, porque no quedamos del todo conformes con las traducciones. Nos sucedió lo mismo que en el musical de Anastasia, había estrofas que parecían construidas a las prisas, mientras que otras eran brillantes. Sentimos que solo hubo un par de canciones a la altura de la banda sonora clásica, el resto no fueron tan memorables.

Pero nos divertimos, lloramos, nos reímos y lo pasamos genial, que al fin y al cabo es el cometido de este tipo de cine. Entretener y emocionar.

Se nos quedan muchas cosas en el tintero (las más bonitas), pero nos gustaría que disfrutarais por vosotros mismos de esta película, porque es de esas obras que hay que interiorizar, que cada uno de nosotros ve de una manera diferente. Dejadla reposar y dejad que la magia de Mary Poppins os inunde.

Spoiler

Un detalle que nos hubiera parecido la guinda, es que George usara el billete de 10 libras que le dibujó Michael en un trozo de papel para pagar el algodón de azúcar en el teatro mágico. Incluso mejor todavía, en el momento en el que compran los globos en la secuencia final.

[plegar]

Conclusión

Es una apuesta segura, os gustará si teníais desgastado el VHS de Mary Poppins de tanto ponerlo e íbais por las aceras del barrio cantando “Chim chimney”.

El regreso de Mary Poppins

7.8

Dirección

8.0/10

Guion

7.0/10

Reparto

8.5/10

Banda Sonora

7.5/10

Duración

8.0/10

Puntos positivos

  • Mantiene la esencia de Mary Poppins, una propuesta bonita y emotiva
  • Aunque Jack tiene demasiado peso, es de los mejores personajes de la cinta
  • La presencia de un villano como tal, algo que no vimos en la anterior película
  • El concepto de no olvidar la magia de la niñez

Puntos negativos

  • En el fondo es un remake camuflado de secuela. Escenas idénticas que además no rescatan lo más memorable de la primera parte
  • Las letras de las canciones no son tan memorables
  • La resolución del conflicto final podría haberse mejorado
  • Ciertas bicicletas BMX en la escena de los faroleros resultan fuera de lugar

Reviews ( 1 )

  • lala tur 27 / 12 / 2018 Responder

    Holaaa,
    Justo anoche fui a verla y comparto opinión en prácticamente todo. Para mi gusto le faltó un poco más de fantasía estilo al de la sopera. Ya que como comentáis la primera parte del baño también me pareció un poco excesiva de entrada. Además de unas canciones un poco más pegadizas. Con decir que no soy capaz de recordar ninguna ahora mismo ya dice mucho.
    Faltan coreografías, la única realmente bonita es la de los faroleros y como bien decís le sobran un par de bicicletas mucho más modernas que la época.
    Me enamoró el cameo de la película, confieso que para mí fue la mejor parte!
    Es mi película preferida desde niña así que sabía que era muy difícil salir conforme al 100% de ésta. Me gusta para pasar el rato, pero ni de lejos igual de memorable que la primera.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    x
    Scroll Up