Dororo (2019) | DéjenseVer | Tu web de reseñas, al golpito

Dororo (2019)

Anime, Serie | 1 Temporada - 24 Episodios - 20 Min | Finalizada
Valoración:
8.5
8.5
Kimetsu noYaiba

Ficha Técnica

  • Dirección Kazuhiro Furuhashi
  • Productora MAPPA - Tezuka Productions
  • Género Seinen
  • País Japón
  • Idioma V.O.S.
  • Fecha Reseña 26 Junio 2019

¿De qué va?

La tierra del samurai Daigo Kagemitsu se está muriendo, y él hará cualquier cosa por el poder, incluso renunciar a Buda y pactar con los demonios. Sus oraciones son escuchadas por 12 de ellos, que le otorgan el poder que desea, ayudando al crecimiento de su prefectura a un alto precio: Cuando nace el primogénito de Kagemitsu, el niño no tiene miembros, ni nariz, ni ojos, ni orejas, ni siquiera piel; sin embargo, aún vive, y tendrá que recuperar todo lo que se le ha arrebatado.

Reseña

Si algo me pertenece… ¿Por qué no tomarlo?

Dororo ha sido uno de los animes revelación de la pasada temporada de invierno, sin duda. Junto a la nueva temporada de Shingeki no Kyojin y al debut de Kimetsu No Yaiba, nos ha mantenido bien pegados a la tele semana tras semana. Hyakkimaru tiene ese aura especial, ese toque misterioso que nos incita a querer saber más y más de él.

Pero antes de comenzar con la reseña propiamente dicha de este maravilloso y brutal anime, nos gustaría ahondar un poquito más sobre la obra original de Osamu Tezuka, que ya nos trajo Astroboy entre otras genialidades, y al que adoramos por ello, pues junto a Naoki Urasawa conforman nuestro tándem de mangakas favoritos, sin olvidar por supuesto a Hiromu Arakawa, autora de Fullmetal Alchemist. Tezuka estampó su firma en más de 700 obras, ganándose el apodo de “Dios del Manga”.

Pues bien, Dororo se publicó originalmente en 1967 en las páginas de la revista Weekly Shōnen Sunday, cuenta con un anime emitido en el año 69 y un live action fechado en 2007, aunque a España no llegó hasta 2016, en un tomo recopilatorio de 800 páginas de la mano de DeBolsillo. Se trata de un clásico tal vez desconocido para muchos, y es por ello que casi nos vemos obligados a recomendar esta nueva adaptación, que nos presenta nuevos aires y técnicas de vanguardia, una delicia visual con la que seguro disfrutaréis si os gusta el género.  

Se ambienta en la Era Sengoku, un convulso periodo de la historia de Japón plagado de conflictos bélicos y trifulcas de clanes locales, con la inestabilidad política y feudal por bandera. Debido a ello, el territorio terminó fragmentado, asolado por la pobreza, la escasez y la enfermedad. Para devolverle la gloria a sus dominios, el daimyō Daigō Kagemitsu hace un pacto con los demonios, intercambiando la vida de su primogénito por una tierra próspera y fértil. Así, Hyakkimaru nace sin 48 partes de su cuerpo.

En cuanto al anime, se toma ciertas licencias creativas e históricas, en nuestra opinión a favor de una trama más ágil y atractiva. Por ejemplo, solo son 12 las partes que Hyakkimaru no posee, aunque siguen siendo vitales para la existencia de cualquier ser humano, y su misión sigue siendo exterminar a los demonios para saldar una deuda que nunca debió haber contraído. Si os atrae el amplio elenco de criaturas del folklore nipón, es sin duda otro de los motivos para disfrutar de la aventura de Hyakkimaru y Dororo.

Esta es una obra con dos caras, con muchos matices, casi podría considerarse una road movie. A través de un viaje revelador, donde el propio Dororo es la positividad, la alegría, la vida sencilla y el vaso medio lleno, Hyakkimaru es la rabia escondida en un corazón puro, el odio, el descubrirse a uno mismo a golpes, el luchar por lo que nunca tuvo que serle arrebatado. La química entre ambos es indiscutible desde el primer momento, y queda latente la intención de que el espectador sienta bien cercano ese vínculo, que lo experimente en la figura de un padre, de un hermano mayor, de un protector… es fácil identificarse con cualquiera de ellas.

Ya en los primeros compases nos enseñan la importancia de “mirar a través del alma”, y no dar tanta importancia a lo que ven nuestros ojos. Hyakkimaru no puede ver, oír ni hablar, así que la relación con Dororo es unidireccional, pero aún asi consiguen una empatía brutal, porque Hyakkimaru es capaz de ver “más allá” y percibir el mundo de manera totalmente diferente.

No solo la pareja protagonista es digna de mención, lo cierto es que los personajes secundarios son tan atrayentes como ellos, con unas motivaciones muy bien trabajadas para tratarse de un anime de solo 24 episodios. Destacamos al anciano y al artesano de prótesis, sin desvelar nombres ni su relación con los protagonistas para no caer en el spoiler, pero nos han conquistado.

A nivel técnico, MAPPA logra una auténtica maravilla. Movimiento, dinamismo, un dibujo fantástico, un abanico de personajes estupendo… Pero cuidadito con el capítulo 15; dibujado por la misma persona que el conocido e infame episodio 4 de Gurren Lagann, y la verdad es que duele. Es en bajones como estos, en una serie corta, cuando nos damos cuenta de lo importante que es mantener el nivel de animación durante toda la temporada, un solo episodio, 20 míseros minutos, pueden estropear nuestra experiencia. Así que no lo tengáis en cuenta y seguid adelante, es solo un minúsculo bache en una historia soberbia.

La narrativa, por su parte, es el punto fuerte de Dororo: La historia está condensada de tal manera que no falta ni sobra nada, entretenida, absorbente y amena a partes iguales, aunque como siempre, después de ese final (y qué final) nos quedemos con ganas de saber más. Pero en realidad no es sino un autoengaño; lo que queremos es pasar más tiempo en compañía de personajes que nos han calado tan hondo, aunque sepamos que su tiempo junto a nosotros ha terminado. Eso si, no os confundáis con el diseño de personajes, de corte algo infantil y luminoso, porque la historia es oscura, muy oscura. Violenta, maligna, injusta y sangrienta.

Lo cierto es que la estética tradicional japonesa y la temática samurái vuelven a estar “de moda” en el panorama friki (¡¡¡Bien!!!) tal y como ya experimentamos con videojuegos del estilo Sekiro, Samurai Shodown o el próximo Ghost of Tsushima, con series como la mencionada Kimetsu No Yaiba o con mangas como Samurai 8, la nueva obra del autor de Naruto.

Sabemos que esto es así, hay épocas en las que se llevan los zombies, épocas en las que se llevan las temáticas bélicas modernas, épocas para los brujos, los vampiros, licántropos y criaturas de la noche… otras donde en el anime los spokon pegan fuerte o donde la sensación del momento son los slice of life. Ahora les toca el turno –otra vez – a los seinen de samuráis, y no podemos estar más contentos.

Conclusión

Si os han llamado mínimamente la atención las imágenes de esta reseña, o tal vez la sinopsis o alguno de nuestros párrafos ha despertado vuestra curiosidad, por favor, dadle una oportunidad a esta oda a la vida, a esta nueva forma de revivir el espíritu de Osamu Tezuka.

Dororo

8.5

Animación

8.5/10

Argumento

8.5/10

Doblaje / Seiyū

8.5/10

Openings / B.S.O.

9.0/10

Duración

8.0/10

Puntos positivos

  • Trama presentada de manera muy interesante y amena, los 24 episodios se aprovechan al máximo
  • Aspecto visual súper atractivo, que respeta, dentro de lo que cabe, el material original
  • El final cuenta mucho más de lo que parece a primera vista si nos detenemos a observar. ¡Nos ha encantado!
  • El primer opening es sublime

Puntos negativos

  • El bajón técnico del episodio 15
  • Quien busque un ritmo de combate más parecido a un shönen, puede salir decepcionado, pues aunque las batallas son vistosas, son bastante breves

Reviews ( 0 )

Avatar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

x
Scroll Up