Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald (2018) | DéjenseVer

Animales fantásticos:
Los crímenes de Grindelwald (2018)

Cine, Fantástico | 134 Min
Valoración:
7
7

Ficha Técnica

  • Dirección David Yates
  • Reparto Eddie Redmayne, Jude Law, Katherine Waterston, Johnny Depp, Zöe Kravitz, Ezra Miller, Alison Sudol, Callum Turner, Dan Fogler, Claudia Kim, Ólafur Darri Ólafsson, Kevin Guthrie, Derek Riddell, Ingvar Eggert Sigurdsson, William Nadylam, David Sakurai, Brontis Jodorowsky
  • Productora Warner Bros. - Heyday Films
  • Género Fantástico, Aventuras
  • País Reino Unido
  • Idioma Castellano
  • Fecha Reseña 18 Noviembre 2018

¿De qué va?

Cumpliendo con su amenaza, Grindelwald escapa de su custodia y ha comenzado a reunir seguidores, la mayoría de los cuales no sospechan sus verdaderas intenciones: alzar a los magos purasangre para reinar sobre todas las criaturas no mágicas. En un esfuerzo por frustrar los planes de Grindelwald, Albus Dumbledore recluta a su antiguo estudiante Newt Scamander, quien accede a prestar su ayuda, sin conocer los peligros que aguardan. Las líneas quedan marcadas mientras el amor y la lealtad son puestos a prueba, incluso entre los amigos más cercanos y la familia, en un mundo mágico cada vez más dividido. 

Reseña

Por fin, este viernes llegó el esperado estreno para todos los amantes del fabuloso Wizarding World creado por J.K Rowling hace ya 18 años: “Animales fantásticos: Los Crímenes de Grindelwald.”

Nosotros revisionamos la primera parte, “Animales Fantásticos y dónde encontrarlos” el día anterior, para poder ir con la trama lo más fresca posible, así que permitidnos que en esta reseña comparemos ambas de vez en cuando, además de hacer referencias al mundo de la saga numerada de Harry Potter.

Queremos empezar alabando la evidente mejoría que está experimentando la franquicia de Animales Fantásticos gracias a esta secuela. Hemos llegado al punto de considerar la anterior una mera introducción, pues el meollo comienza aquí.

Lo que queremos decir es que hemos salido satisfechos del cine, bastante más de lo esperado, pero eso no quiere decir que no le hayamos encontrado aspectos mejorables a la película, y nos gustaría exponerlos. Está claro que esto no deja de ser un spin-off de un libro bastante escueto, donde el grueso del argumento ha sido creado específicamente para la gran pantalla, y eso se nota. No tenemos detalles que completar, nuestra mente no rellena los huecos, tal y como sí que nos sucedía en la saga de Harry Potter. En este caso no se detienen tanto en los detalles pues la trama es más ágil, sembrando preguntas como ¿Cuál es ese hechizo? ¿Por qué están ahí realmente? ¿Qué sucede con las leyes de aparición en los terrenos del castillo de Hogwarts?

Así que vamos a ser un poco duros en los siguientes párrafos, como siempre recordamos que esto es solo nuestro parecer, podéis estar o no de acuerdo, que no pasa nada, pero tened en cuenta que siempre intentamos valorar el producto por sí mismo.

Esta saga es un añadido a la trama principal, un caramelo para los fans, realizada especialmente para ellos. En nuestra opinión, y aunque nos consideramos bastante potterheads, tratamos de verla como lo que es: una película. Y como tal, ambas entregas han demostrado que anteponen el aspecto visual al argumental, mostrándonos continuamente con efectos especiales cada vez más y más impresionantes, pero dejándose por el camino cuestiones más básicas como la implementación de los chromas o la integración de las criaturas en los escenarios.

A nivel de trama, pues bueno… analizándolas fríamente, los acontecimientos que suceden en la primera entrega pueden resumirse en un par de párrafos; los diálogos son bastante sencillos y apenas contamos con momentos épicos a nivel narrativo, aunque sí visual. En esta segunda parte estamos viendo el camino hacia algo más grande, pero ese “algo” no termina de llegarnos hasta la segunda mitad de Los Crímenes de Grindelwald, donde por fin nos atrapó por completo y nos puso los pelos de punta en una escena a la altura de las mejores sucedidas en Hogwarts.

Por otro lado, esta secuela peca de lo mismo que el 90% de las producciones exitosas. Nos imaginamos al equipo de producción poco menos que así: Si la primera parte fue un taquillazo, en la segunda hay que viajar, señores. Localizaciones y más localizaciones. Se nos haría corta la reseña para nombrar las películas que utilizan este recurso, logrando casi la mayoría de las veces, cansar al espectador con tanto cambio de ubicación, que realmente poco aporta a la trama.

En este caso en cierta manera sí que acompañan a la historia que quieren contarnos, así que no es que nos moleste, sino que nos cansa que se repita una y otra vez el mismo esquema, que no sean capaces de recurrir a algo más original. Sentimos que el primer arco de Los Crímenes de Grindelwald se parecía demasiado a todo lo que no nos había gustado de Animales Fantásticos y dónde encontrarlos, pero por suerte saben corregir el rumbo y encaminar la historia a donde se merece.

Respecto a la estructura del film, podemos afirmar que nos gustó mucho más que la primera parte en todos los sentidos. Sin embargo, hace uso de un ritmo similar: Introducción y presentación de personajes y situaciones algo extensa + núcleo interesante pero que sigue sin atraparnos al 100%  + arco final impresionante a nivel visual y con un giro narrativo inesperado que nos deja con ganas de más.

Por otro lado, está el aspecto humorístico. Estábamos acostumbrados a que Fred y George Weasley, bueno, la familia Weasley en general, cargara con las bromas y los golpes de humor en la saga de Harry Potter, permitiendo que otros personajes y criaturas como Dobby pusieran su granito de arena para lograr que aquellas películas fueran divertidas a la par que mágicas, con todas las connotaciones de la palabra, logrando que tanto las novelas como los largometrajes estuvieran presentes en nuestra vida una y otra vez. ¿Quién no ha visto la saga completa en un súper maratón en más de una ocasión, con el pretexto de que “aquel amigo” solo ha visto La Piedra Filosofal”? ¿O ha releído los libros por octava vez, dejando las páginas cada vez más sueltas?

En el caso de Animales Fantásticos hemos sentido que el humor resulta excesivo para el tono oscuro que están marcando en esta nueva historia. Nos explicamos: utilizan la figura de Jacob Kowalski como punto de inflexión entre el mundo muggle (lo sentimos, seguimos prefiriendo esa expresión a los nomag) y el mundo mágico, con chistes obvios pero efectivos, aunque a veces algo recargados. Sin embargo, las criaturas también contribuyen al tono humorístico de la película, logrando que el conjunto sea demasiado. Recordemos que estamos ante una saga mucho más adulta, oscura y “política” de lo que podía ser Harry Potter.

Y si bien Hagrid con sus escarceos con las Criaturas Mágicas nos demostró siempre que hay que intentar entenderlas sin hacerles daño, Newt persigue esa misma filosofía, pero la forma de plasmarla en pantalla no es tan seria como debería. Sabemos que defiende la idea de que el problema está en las personas, no en las criaturas, pero esto no quiere decir que siempre haya que introducir el momento cómico y convertirlos en seres adorables. Echamos en falta una relación sólida entre Newt y las criaturas, unos lazos fuertes que generen un vínculo de confianza, al fin y al cabo pasan a depender de él por uno u otro motivo.

Por otro lado, la maleta y su “contenido” dan mucho juego, si, pero no puede ser el único apoyo. En nuestra opinión, hubiera sido más lógico que limitaran los momentos graciosos al Niffler y a Pickett, una criaturas sin duda acertadísimas, que además son útiles en la trama.

En lo referente a la presencia de animales fantásticos, durante toda la saga de Harry Potter aparecen criaturas, por supuesto, son habitantes del mundo mágico con tanta importancia como los propios magos. Pero en Animales Fantásticos nos saturan de criaturas exóticas y diferentes, dándonos solo pequeñas pinceladas de información sobre ellas, que a priori parecen datos muy interesantes, pero que se quedan cortos tratándose de lo que es: La adaptación de un bestiario.

Al final parece que en este Londres y en este Nueva York (no queremos desvelar el resto de localizaciones) el mundo mágico no funciona sin criaturas, inundan las calles y cualquier escenario interior, fascinándonos con su aspecto físico, pero distrayéndonos de la trama. Si, de acuerdo, esto es Animales Fantásticos y hay que darle buena salida a ese recurso, pero echamos en falta relaciones humanas sólidas, diálogos profundos y sobre todo, un poco más de empatización.

Sinceramente, nos hubiera resultado muy interesante un planteamiento distinto para esta saga: Unas películas de aventuras, con Newt Scamander como único (o casi) protagonista, donde viviéramos cómo rescata a esos animales, cómo descubre sus particularidades y cómo empieza a construir relaciones afectivas con ellos, mientras que se entrelaza con los eventos sucedidos en Londres y Nueva York, pero en un plano más secundario. Esto podría dar paso a arcos argumentales diferentes, donde se ve obligado a relacionarse con las personas en vez de con las criaturas, para apoyar con su causa al mundo mágico, que dan duro golpe está sufriendo con Grindelwald.

Hablando del poderoso mago y del polémico papel de Johnny Depp como Grindelwald, nos suscita una relación de amor-odio. Si habéis estado atentos a las redes sabréis que es otro más de esos actores en “declive”, se dice que acude a los rodajes con más alcohol en sangre de la cuenta, y esa demostración de nula profesionalidad es algo que nos causa muchísimo rechazo.

Aún así, hemos sido capaces de atisbar algo que no sea “Johnny Depp haciendo de Johnny Depp”. Si, sus gestos característicos y su andar excéntrico están presentes, pero de una forma más comedida, consiguiendo que seamos capaces de descubrir a Grindelwald entre sus rasgos.

También queremos dejar claro el aspecto que nos pareció el más “mejorable” de la cinta: Dan por hecho demasiadas cosas. Escenas clave se resuelven solo con un gesto que apenas llegamos a ver, surgen incoherencias con cosas que ya sabemos que no se explican, apoyándose demasiado en la suposición (y que perfectamente pueden tener su motivo para ser la excepción, si nos lo explican) y en general sentimos que algunos temas interesantísimos se tratan de manera demasiado superficial, cuando está claro que la historia que nos muestran da para eso y más.  

Nagini fue toda una revelación en el tráiler, pero se queda en un personaje meramente secundario al que se le podría haber sacado mucho más partido. También ahondaremos bastante en la familia Lestrange y su árbol genealógico, pero nuevamente nos quedamos con ganas de más.

Spoiler

Por último, nos atrevemos a teorizar con un dato, tal vez nos equivoquemos, pero puede existir una referencia al hundimiento del Titanic, algo que nos ha parecido digno de mención, y por lo que parece, mucha gente en las redes ha llegado a la misma conclusión.

[plegar]

Pero bueno, ¡no todo van a ser aspectos negativos! Esta película por suerte tiene bastantes cosas que alabar.

Primero, como no podría ser de otra manera, el diseño de criaturas es espectacular. Si en la primera nos deleitaron con el Ave del Trueno y el interior de la maleta de Newt, aquí veremos otro animal bastante llamativo que seguro os gustará, y aunque su papel no tiene tanta relevancia en la trama si que supone un placer visual. El Niffler sigue siendo tanto o más adorable que antes, y no faltarán varias criaturas nuevas a cargo de Scamander, a cuál más impresionante.

La segunda mitad del metraje, como comentábamos anteriormente, gana enteros con respecto a todo lo visto anteriormente de Animales Fantásticos y dónde encontrarlos. Una secuencia apabullante, en la que si todavía os quedaban palomitas, os olvidaréis de seguir comiendo.

En lo relativo al reparto, consideramos todo un acierto la incorporación de Jude Law como Dumbledore, nos ha parecido que captura muy bien la esencia del personaje. Tal y como nos mostraron en los trailers, ocupa el cargo de profesor de Defensa Contra las Artes Oscuras, y ya sabemos que es un puesto bastante polémico en Hogwarts, ¿verdad? También nos ha gustado mucho la evolución del personaje de Jacob, y sobre todo, lo que le espera en las siguientes entregas.

Y ya para concluir, la revelación final es inesperada (por lo menos nosotros no nos la vimos venir) y se sucede en un entorno visualmente muy interesante, con detalles y referencias a la saga de Harry Potter que sin duda gustarán a los amantes del colegio británico de magia y hechicería, y que además da pie a empezar a teorizar, algo que a nosotros nos encanta.

Conclusión

En definitiva, Los Crímenes de Grindelwald nos ha llenado muchísimo más como película que Animales Fantásticos y donde encontrarlos. Su segunda mitad ha logrado atraparnos realmente, y provocarnos una inmensa curiosidad por lo que está por venir. Eso si, ¡pronto caerá un maratón desde La Piedra Filosofal hasta Las Reliquias de la Muerte”!

Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald

7

Dirección

7.0/10

Guion

6.5/10

Reparto

7.5/10

Banda Sonora

7.0/10

Duración

7.0/10

Puntos positivos

  • Los nexos con la saga de Harry Potter
  • Diseño de criaturas llamativo y atractivo
  • La segunda mitad es frenética y nos mantiene en continua tensión
  • Revelación final muy interesante
  • Buenas incorporaciones al reparto

Puntos negativos

  • Dan demasiadas cosas por hecho que tendrían fácil explicación o aclaración, para complementar mejor a la saga numerada
  • El tono de humor no termina de convencernos
  • La película podría haber estado estructurada de manera más inmersiva desde el arco inicial
DéjenseVer

¡Hola! Somos Aridane y Eva, una pareja con muchas aficiones en común ¡Y queremos compartirlas contigo! Nos dedicamos al diseño gráfico y web, hemos creado este rinconcito para dar rienda suelta a nuestras opiniones y recomendaciones.

Reviews ( 0 )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

x
Scroll Up