La Testigo (2013) | DéjenseVer | Tu web de reseñas, al golpito

La Testigo (2013)

Libro, Romántica, Erótica | 512 Págs.
Valoración:
8/10
8

Ficha Técnica

  • Autor Nora Roberts
  • Nº de Páginas 512
  • Editorial DEBOLSILLO
  • Género Romántica, Erótica
  • Idioma Castellano

¿De qué va?

Una noche de verano, Elizabeth Fitch falsifica un carné de conducir con la edad necesaria para que la dejen entrar en la discoteca Warehouse 12. Su vida cambiará para siempre cuando conozca a Ilya Volkov, el hijo del dueño del local, el capo de la mafia rusa en Chicago. 

 

Reseña

Perfecta en su línea. Me atrapó desde la primera página, pues la protagonista es más joven de lo acostumbrado, y supuse que nos obsequiaría con una evolución más detallada.

Vemos a una chica oprimida, infeliz, que jamás ha conocido la alegría de un abrazo espontáneo o la complicidad de una mirada cariñosa. Para su madre, la neurocirujana Susan Filch, es tan solo un experimento genético, un ser que amoldar a su imagen y semejanza. Todo ha sido absolutamente prediseñado, hasta su privilegiado intelecto; a los dieciséis años habla varios idiomas, tiene una perfecta memoria eidética y está a punto de entrar en la universidad. Susan no tolera opiniones propias, gustos o aficiones. Simplemente, Elizabeth ha nacido para obedecerla. Dietas estrictas, terapias y la mejor educación.

Esa tiranía desencadena una vorágine de rebeldía adolescente, en la que los carnets falsos, los cosmos y los taconazos pasan a ser el epicentro de la noche más liberadora que recuerda, hasta que deja de serlo, y se da cuenta de que un par de horas han bastado para decidir el resto de su futuro. Los tacones, plateados, olvidados en el jardín de los chicos que la invitaron a su casa. Tal vez correr sobre el asfalto descalza, mientras llama al 911, no sea suficiente para salvar su vida, pues acaba de presenciar un doble asesinato a manos de una importante organización de la mafia rusa. Y sabe que irán a por ella hasta que consigan liquidarla. Porque lo sabe. Porque lo ha visto.

Nunca volverá a ser Elizabeth, ni siquiera Liz. A partir de ahora será Abigail, una mujer totalmente independiente, que valora la cotidianidad, la seguridad y la rutina por encima de todo. Ha necesitado doce años para forjarse esa nueva identidad y aprender a convivir con ella. Lo tiene todo absolutamente estudiado y bien atado, dispone de una red informática y de seguridad perfectamente diseñada por ella misma, y trabaja desde casa para empresas privadas con altos honorarios, con su Glock en la cadera, y una de las de repuesto en el cajón de los cubiertos.

Disfruta de la soledad y del trabajo duro, con su perro como única compañía, pero a medida que avanza la novela, vemos que muchos de sus férreos principios no son más que fervientes autoconvencimientos, producto de la inseguridad y de la falta de cariño con la que se ha visto obligada a madurar.

Entonces, entre vinagres de frambuesa y especias, conoce a Brook, el jefe de policía de la comunidad donde se ha establecido por último. O más bien debería decir que Brook hace un torpe intento de acercarse a ella. Es de su jurisdicción, y está bajo su protección ¿no? es su deber conocer a todos los ciudadanos de su comunidad. Así que lo intenta, pero se topa con un muro impenetrable disfrazado de cortesía.

Al contrario de lo que pueda parecer, y muy al estilo de Nora Roberts, no se trata de una historia de amor. Si, es una historia en la que dos personas desconocidas forjan un vínculo que las lleva a querer compartirlo todo. Vivencias, complicidades. Pero es más. Es superación, admiración. Vemos como Abigail va demoliendo ese sólido muro, como va abriendo pequeños resquicios de su intimidad, y como va deslumbrando a Brook con cada detalle. Y sobre todo, como aprende a confiar en otra persona, hasta el punto de confiarle su vida, algo que jamás creyó posible. Era ella, se bastaba sola.

Y una vez conocida la felicidad ¿como volver atrás? ¿cómo obligar al hombre que se ha entregado a ella a esconderse? Porque los Volkov siguen su rastro. Sabe que no descansarán hasta verla muerta. Pero si alguien ha de plantarse, será Abigail. Y será la mejor decisión que haya tomado nunca. Vivir.

Déjense Ver

¡Hola! Somos Aridane y Eva, una pareja con muchas aficiones en común ¡Y queremos compartirlas contigo! Nos dedicamos al diseño gráfico y web, hemos creado este rinconcito para dar rienda suelta a nuestras opiniones y recomendaciones.

Reviews ( 0 )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

x

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Scroll Up